Publicado 22/03/2022 10:20

El COVID-19 ha sido una dura prueba para los médicos de Atención Primaria de todo el mundo

Archivo - Médico Atención Primaria
Archivo - Médico Atención Primaria - PORTRA/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La pandemia ha dejado a muchos médicos de Atención Primaria de todo el mundo sintiéndose deprimidos, ansiosos y, en algunos casos, quemados, según ha revelado una revisión de estudios globales, publicada en el 'British Journal of General Practice'.

La revisión, dirigida por la Universidad de York (Reino Unido), también ha descubierto que las mujeres médicas de atención primaria declaran tener más problemas psicológicos, mientras que las de mayor edad declaran tener más estrés y agotamiento.

Los investigadores revisaron la literatura de investigación e identificaron 31 estudios que evaluaban el impacto de la COVID-19 en la salud mental y el bienestar de los médicos de atención primaria.

Los sistemas sanitarios varían según los países y esta revisión sólo identificó tres estudios de médicos de cabecera que trabajan en el Reino Unido. Los estudios utilizaron una amplia variedad de medidas para evaluar el bienestar psicológico y carecían de mediciones de antes de la pandemia, lo que dificulta las comparaciones.

Sin embargo, hubo temas comunes que destacaron las dificultades a las que se enfrentan los médicos que trabajan en entornos de atención primaria en todo el mundo.

Las fuentes de estrés durante la pandemia incluyeron el cambio de las prácticas de trabajo, la exposición al COVID-19 y un EPI inadecuado, la sobrecarga de información, la falta de preparación para la pandemia y la mala comunicación entre los sectores sanitarios.

Los estudios demostraron un impacto en el bienestar psicológico de los médicos de atención primaria, y algunos de ellos también experimentaron miedo al COVID-19 y una menor satisfacción laboral. Un tercio de los estudios también exploró los síntomas físicos: los médicos de cabecera informaron de migrañas y dolores de cabeza, cansancio y agotamiento, trastornos del sueño y aumento de la alimentación, el consumo de alcohol y el tabaquismo.

Un estudio realizado en el Reino Unido, centrado en médicos de familia con síntomas de COVID prolongado, reveló que los médicos de familia se sentían "defraudados" y expresaban su frustración por la falta de apoyo y reconocimiento de la enfermedad.

La autora del estudio, la doctora Laura Jefferson, del Departamento de Ciencias de la Salud, afirma que "muchos médicos de cabecera han manifestado su estrés y su frustración por la falta de apoyo y reconocimiento de la enfermedad, lo cual es potencialmente perjudicial no sólo para los propios médicos, sino también para los pacientes y los sistemas sanitarios".

"La pandemia de COVID-19 ha planteado retos adicionales para los médicos de cabecera, como la rapidez de los cambios, los riesgos de infección, el trabajo a distancia, la demanda acumulada y la reducción de la atención presencial a los pacientes --añade--. Mientras que ha habido una tendencia de investigación como esta a centrarse en las funciones hospitalarias, había una necesidad de sintetizar la evidencia y explorar los factores asociados con la salud mental y el bienestar de los médicos durante la pandemia".

La autora destaca que se trata de la primera revisión sistemática que explora el bienestar psicológico de los médicos de atención primaria durante la pandemia de COVID-19.

Siete estudios informaron de diferencias estadísticamente significativas en los resultados para las mujeres que trabajan en Atención Primaria, incluyendo mayores niveles de estrés, mayor informe de la carga, el agotamiento y la ansiedad. La edad avanzada se asoció a niveles de estrés más altos en tres estudios.

La investigación concluye que se necesitan políticas e infraestructuras para apoyar a los médicos de cabecera y que es necesario seguir investigando para explorar las diferencias de género y edad, e identificar intervenciones dirigidas a estos grupos.