Qué 4 cosas se deben hacer ante una descarga eléctrica en casa

Descarga eléctrica, desmayo, electrocutado
ISTOCK
Actualizado 16/02/2019 20:23:22 CET

   MADRID, 16 Feb. (EDIZIONES) -

   Todo el mundo conoce los peligros que entraña la electricidad, pero no siempre nos comportamos de forma responsable. ¿Somos todos conscientes del daño que podemos hacernos por secarnos el pelo con los pies descalzos? ¿O por dejar los enchufes sin proteger cuando tenemos a un bebé pequeño en casa al que sólo le interesa experimentar?

   El médico del departamento de Salud de Cruz Roja Española Juan Jesús Hernández destaca que cualquier descarga en un domicilio puede llegar a ser peligrosa. No obstante, insiste en que es difícil que hoy en día las descargas lleguen a ser potentes.

   “En una casa en la que exista una instalación eléctrica adecuada es actualmente complicado que pueda pasar porque existen unos sistemas de seguridad que impiden que pase esa electricidad. Habría una primera descarga pero no se mantendría en el tiempo porque saltarían los plomos”, precisa el especialista en primeros auxilios.

   Sin embargo, a veces, por instalaciones en mal estado o porque haya manipulaciones de las cajas eléctricas, ese sistema de seguridad no se tiene y se puede tener una mayor lesión porque no se corta la electricidad, según advierte.

   En concreto, explica que la electricidad cuando entra en el organismo puede generar daños. El cuerpo hace de conductor de esa electricidad, por lo que tendrá un punto de entrada y otro de salida. “Es frecuente que en ambos puntos de entrada y de salida nos encontremos una lesión en forma de quemadura. Eso sí, no hay que olvidar que, aunque no sean visibles los daños, la electricidad ha pasado por dentro del organismo y ha podido ocasionarle daño”, indica.

   Dentro de ese recorrido que realiza la electricidad por dentro del cuerpo suele transcurrir, según Hernández, por aquellos lugares donde encuentra menos resistencia, tales como los nervios y los vasos sanguíneos, donde puede dejar quemaduras internas. “También puede encontrarse con el corazón, en el peor de los casos, y dar lugar a una parada cardiorespiratoria”, avisa.

   Aquí el médico de la Cruz Roja subraya que, siempre que en la descarga eléctrica haya una alteración de conciencia, o un mareo, hay que trasladar al herido a un centro sanitario, aunque estos episodios tengan lugar durante pocos segundos, porque se desconocen los daños que ha podido ocasionar el paso de la electricidad por dentro del organismo, y aunque las lesiones externas sean limitadas o poco importantes.

QUÉ HACER EN ESTOS CASOS

   Con ello, el doctor Hernández enumera los principales pasos a seguir ante una descarga eléctrica en casa:

   1.- Cuando nos encontramos con una persona que aparentemente ha sufrido una descarga eléctrica domiciliaria, un chispazo, primero hay que asegurarse que no sigue pasando corriente eléctrica. Hay que cerciorarse de que el automático ha saltado, o si no quitar la electricidad, los plomos.

2.- Si el automático no se apaga, separar a la persona de la zona de descarga con un material aislante, porque si no nos pasará a nosotros la descarga eléctrica. Se puede emplear por ejemplo un palo de madera, de la escoba si es de madera, con un cinturón de cuero, un plástico, o una goma, que nos eviten el tocar directamente a la persona para separarla de la fuente de electricidad. No obstante, recalca que en la mayor parte de ocasiones salta el automático.

3.- Una vez que la persona ha sido separada de la fuente eléctrica se deben valorar las lesiones por la descarga eléctrica. En el mayor número de casos que se nota el calambrazo, se puede tener una sensación de hormigueo, pero no tiene por qué haber más lesión que esa pequeña acumulación de electricidad, que en pocos minutos desaparece.

   4.- Trasladar a un centro médico o hospitalario. “Si la cantidad de electricidad que he recibido es mayor tendré dos quemaduras, en la zona de entrada y en la de salida de la electricidad. Éstas se tratan como cualquier otra quemadura. Primero valorar si existen ampollas, y nunca explotarlas. Entonces, hay que derivar estos casos para que el personal sanitario haga las curas correspondientes”, indica Hernández.

   Si la persona ha recibido tanta cantidad de electricidad, que pierde el conocimiento hay que iniciar un protocolo de constantes (respiración, pulso) e iniciar la reanimación cardiopulmonar.

   Aunque la persona esté bien pero tiene sensación de mareo, pérdida de conciencia, se siente con sensación de náuseas, todo esto puede estar provocado por las lesiones internas del paso de la electricidad, y hay que trasladarlo o llamar al 112 para que le trasladen. “No se sabe hasta qué punto la electricidad ha roto un vaso sanguíneo interno, por ejemplo. La sensación de calambrazo cuando recibo una pequeña descarga, cuando es grande puede haber provocado una ruptura muscular, por ejemplo”, matiza.

LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

   A juicio del experto en primeros auxilios, lo más importante en relación con los problemas eléctricos es la prevención porque la mayor parte de estas lesiones ocurren como accidente porque cometemos alguna imprudencia.

   Sobre todo las causas más importantes son el mantener en mal estado la instalación eléctrica del domicilio, sobrecargar los enchufes al mismo punto, también intentar evitar realizar empalmes con cinta adhesiva o aislante, y no separar lo más posible cualquier fuente eléctrica de lugares húmedos o de agua.

   “Es importante no usar aparatos eléctricos cuando me ducho o baño, como la típica radio mientras me ducho, o usar el secador con pies descalzos, porque en el momento en el que la instalación tenga derivación de electricidad, si yo no llevo goma de zapatilla tendré más riesgo de tener una descarga eléctrica”, sentencia Hernández, a la vez que recuerda que los enfermos crónicos cardiacos con arritmias, niños y ancianos son los más sensibles cuando reciben una descarga eléctrica.