Publicado 03/04/2020 9:47:04 +02:00CET

Coronavirus.- Portugal supera los 200 muertos y 9.000 contagiados por coronavirus

Calle de Lisboa
Calle de Lisboa - Henrique Casinhas/SOPA Images vi / DPA

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades portuguesas han elevado este jueves la cifra provisional de contagiados por coronavirus por encima de los 9.000, de los cuales más de 200 han perdido la vida por la enfermedad Covid-19.

En concreto, la Dirección General de Salud lusa ha registrado en las últimas 24 horas 783 nuevos contagios, lo que eleva el balance total hasta los 9.034. De ellos, al menos 1.124 han sido identificados como profesionales del sector sanitario.

El Gobierno portugués también ha confirmado este jueves 22 nuevos fallecimientos, hasta un total de 209, según la televisión pública RTP. Alrededor de un millar de personas están hospitalizadas, una de cada cuatro en unidades de cuidados intensivos.

El Parlamento de Portugal ha aprobado la renovación del estado de emergencia otros 15 días más, hasta el 17 de abril, conforme a lo avanzado el miércoles por el Gobierno y del presidente Marcelo Rebelo de Sousa. El nuevo decreto autoriza la adopción de medidas más restrictivas por parte del Ejecutivo.

"Si hacemos un gran esfuerzo en estas próximas semanas, empezaremos a ver pronto la luz al final del túnel", ha afirmado el primer ministro, António Costa, en rueda de prensa, según la agencia DPA.

El Gobierno no ha revelado cuándo prevé alcanzar el pico de la epidemia, aunque sí ha reconocido que los datos de contagios seguirán subiendo en las próximas semanas.

"La evolución muestra que el ritmo de crecimiento de la pandemia ha estado reduciéndose, pero esto no es irreversible. Puede ponerse peor", ha advertido Costa.

"Por otro lado, seguimos viendo un incremento de los casos cada día", ha dicho, antes de agregar que el país "está en la fase de mantener la disciplina y reforzar", según ha informado el diario portugués 'Publico'.

Por su parte, De Sousa ha destacado que la pandemia "es quizá el mayor desafío para el país en los últimos 45 años", al tiempo que ha reconocido que "agrava brutalmente la pobreza y la desigualdad".

"Sus efectos económicos y sociales serán más profundos y duraderos que las mayores crisis que hayamos vivido", ha señalado. "La vida requiere que la economía y la sociedad no se paren", ha argüido.

Por ello, ha hecho hincapié en que "no se puede derrotar la consolidación de la primera fase" y ha incidido en la necesidad de "proteger a los grupos de riesgo, vivan en su casa, en nuestra casa o en las calles".