Actualizado 14/04/2020 9:40:45 +00:00 CET

La OMS vaticina una "nueva realidad" tras superar la crisis del Covid-19, pues el virus no desaparecerá

Una mujer se pone una mascarilla tras recibirla de Protección Civil a la entrada del metro de Sevilla.
Una mujer se pone una mascarilla tras recibirla de Protección Civil a la entrada del metro de Sevilla. - María José López - Europa Press

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

David Nabarro, el enviado especial del director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, para el Covid-19 ha asegurado este lunes que la población necesitará acostumbrarse a una "nueva realidad" una vez pase la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, ya que el virus "no va a desaparecer".

Nabarro ha concedido una entrevista a la BBC en la que ha señalado que la sociedad deberá comenzar a asimilar la "nueva realidad" que ha supuesto para todo el mundo un virus como el Covid-19.

Sin una vacuna todavía, el experto de la OMS ha recalcado la necesidad de "estar preparados" para "defender a los más vulnerables" y "aprender cómo interrumpir la transmisión".

"Este virus no va a desaparecer. No sabemos si las personas que han tenido el virus permanecen inmunes y no sabemos cuándo tendremos una vacuna", ha contado para Radio 4, de la cadena pública británica.

"Estoy seguro de que alguna forma de protección facial se convertirá en la norma, entre otras cosas para tranquilizar a las personas, pero eso no significa que se pueda hacer lo que uno quiera cuando está usando una mascarilla", ha matizado.

El uso generalizado de mascarillas ha generado cierta controversia, ya que los servicios médicos y sanitarios de todo el mundo ha presentado importantes carencias en algunos momentos para poder suministrar este tipo de materiales a sus profesionales.

Es por eso que la OMS ha preferido no recomendar un uso masivo de este tipo de protecciones, salvo en caso de que se sea portador de la enfermedad o se esté en contacto directo con alguna de estas personas contagiadas.

El nuevo coronavirus, surgido hace cinco meses en la ciudad china de Wuhan, ha afectado a casi 2 millones de personas, mientras que ya ha provocado la muerte de casi 200.000. Estados Unidos es el país con más contagios, más de 580.000 y el que más víctimas fatales tiene hasta el momento, cerca de 23.700.