Publicado 08/04/2020 13:08:48 +02:00CET

Coronavirus.- Drimay facilita acceso gratuito a su plataforma para receta electrónica privada y evitar desplazamientos

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

La consultora Drimay pone a disposición de los colectivos de profesionales sanitarios su plataforma para que puedan acceder a la Receta Médica Privada Electrónica (Rempe) y así evitar desplazamientos de los pacientes al médico manteniendo la atención clínica.

Según ha informado la empresa en una nota de prensa, con esta contribución quiere colaborar "de forma firme e inequívoca" con las medidas para controlar la propagación del Covid-19 y, "como otras tantas empresas españolas, sumar esfuerzos para lograrlo".

Drimay ha subrayado que se contribuye así a la recomendación del Ministerio de Sanidad de establecer protocolos y actuaciones para atender, siempre que sea posible, a los pacientes telemáticamente y facilitar el trabajo de los profesionales sanitarios evitando la saturación de los hospitales, clínicas y centros de salud.

Por ello, la consultora trabaja con los colectivos de profesionales sanitarios para que puedan acceder y usar Rempe durante el período que dure el Estado de Alarma y la restricción de movimientos de la población en todo el territorio nacional.

En Madrid y en Sevilla ya se encuentra disponible y en funcionamiento a través de sus respectivos Colegios Oficiales de Médicos y se está trabajando con la Organización Médica Colegial para poder prestar los servicios de prescripción electrónica de receta a nivel nacional, de manera gratuita, por cualquier profesional colegiado durante el tiempo de emergencia y crisis sanitaria en la que estamos inmersos.

Drimay ha detallado que los médicos y profesionales sanitarios, de manera individual, y las organizaciones sanitarias que lo requieran podrán ofrecer la opción de la prescripción de la receta médica electrónica, "cumpliendo con todas las garantías legales y la seguridad de que podrá ser dispensada en cualquier farmacia del territorio nacional" favoreciendo así la disponibilidad de los tratamientos, la continuidad de los mismos y de la relación médico-paciente de manera remota, sin incrementar el riesgo de transmisión de la enfermedad ni la saturación de los servicios médicos.