Publicado 20/07/2020 13:03:25 +02:00CET

Coordinar el confinamiento entre países, básico para evitar un rebrote a nivel europeo

Hombre mayor mirando por la ventana. Coronavirus, Covid-19
Hombre mayor mirando por la ventana. Coronavirus, Covid-19 - VLADA_MAESTRO - Archivo

   MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Las estrategias de confinamiento coordinadas entre los países son clave para prevenir el resurgimiento de los brotes de COVID-19 en Europa continental, según un nuevo estudio de modelización.

   Según los autores de este trabajo, una epidemia a nivel continental podría ocurrir hasta cinco semanas antes cuando los países bien conectados con intervenciones rigurosas terminen estas medidas de forma prematura.

   A medida que las tasas de nuevos casos de COVID-19 empiezan a disminuir en países de todo el mundo, los gobiernos están considerando cómo aliviar las restricciones sin que la enfermedad resurja. Esto incluye el levantamiento de las intervenciones no farmacéuticas, como las políticas de distanciamiento social y las medidas de confinamiento, de manera coordinada para evitar que los viajes internacionales causen un resurgimiento de las epidemias.

   Para cuantificar mejor el valor de las estrategias de desconfinamiento coordinadas, los investigadores aprovecharon la forma en que los datos de los teléfonos móviles pueden informar las tasas de contacto entre las personas y el efecto de las intervenciones en la movilidad humana.

   Con los datos proporcionados por Vodafone y Google, modelaron la propagación de COVID-19 en diferentes escenarios de estrategias de salida coordinadas y no coordinadas utilizando un modelo epidemiológico de transmisión de COVID-19 abiertamente disponible. A través de 1.200 simulaciones, encontraron que los ciclos sincronizados de intervenciones siempre tenían más probabilidades de terminar con la transmisión en la comunidad.

   En el ejemplo más llamativo, la sincronización de cuatro ciclos de encierro de tres semanas de duración condujo a la eliminación local de los casos de COVID-19 en el 90 por ciento de las simulaciones, mientras que los ciclos no sincronizados solo condujeron a la eliminación en el 5 por ciento de las ocasiones.

   "Las implicaciones de nuestro estudio se extienden mucho más allá de Europa y de COVID-19, demostrando ampliamente la importancia de que las comunidades coordinen la facilitación de varias intervenciones no farmacéuticas para cualquier posible pandemia", concluyen los autores.

Contador