El control intensivo de la hipertensión puede retrasar el daño cerebral relacionado con la edad

Publicado 19/08/2019 7:16:35CET
Medir la presión arterial
Medir la presión arterialHLA - Archivo

   MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El control intensivo de la presión arterial de una persona es más eficaz para disminuir la velocidad de acumulación de lesiones de la sustancia blanca que el tratamiento estándar de la hipertensión arterial, según un estudio mediante imágenes de resonancia magnética (IRM) para escanear los cerebros de cientos de participantes en el Ensayo de Intervención de Presión Arterial Sistólica de los Institutos Nacionales de la Salud (SPRINT) de Estados Unidos.

   Los resultados, que se publican este martes en el 'Journal of the American Medical Association' (JAMA), complementan un estudio previo publicado por el mismo grupo de investigación que mostró que el tratamiento intensivo redujo significativamente las posibilidades de que los participantes desarrollaran un deterioro cognitivo leve.

   "Estos resultados iniciales respaldan un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que controlar la presión arterial puede no solo reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardiaca, sino también de pérdida cognitiva relacionada con la edad --dice el doctor Walter J. Koroshetz, director del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NIH)--. Insto encarecidamente a las personas a que conozcan su presión arterial y hablen con sus médicos sobre cómo optimizar su control. Puede ser una clave para su futura salud cerebral".

   La materia blanca del cerebro está formada por miles de millones de fibras nerviosas delgadas, llamadas axones, que conectan las neuronas entre sí. Las fibras están cubiertas por mielina, un recubrimiento graso blanco que protege a los axones de lesiones y acelera el flujo de señales eléctricas.

   Las lesiones de la sustancia blanca, que aparecen de color blanco brillante en las imágenes de resonancia magnética, representan un aumento en el contenido de agua y reflejan una variedad de cambios en el interior del cerebro, incluido el adelgazamiento de la mielina, el aumento de las reacciones de las células gliales a las lesiones, los vasos sanguíneos cerebrales con fugas o múltiples derrames cerebrales. Estos cambios están asociados con la presión arterial alta o hipertensión.

   Como se describe en el sitio web 'Cuida tus riesgos' del NIH, varios estudios han sugerido que las personas que tienen hipertensión tienen una mayor probabilidad de acumular lesiones en la sustancia blanca y también de experimentar trastornos cognitivos y demencia más adelante en la vida.

   Estas observaciones se probaron en un ensayo clínico aleatorizado 'estándar de oro', llamado SPRINT Memory and Cognition in Decreased Hypertension (MIND), que examinó si controlar los niveles de presión arterial podría prevenir o retrasar la progresión de la lesión de la sustancia blanca y el envejecimiento de los trastornos cerebrales.

   "Estos hallazgos en las lesiones de la sustancia blanca, principalmente en el control agresivo de la presión arterial, son alentadores a medida que continuamos avanzando en la ciencia de comprender y abordar las complejidades de las enfermedades cerebrales como el Alzheimer y las demencias relacionadas", explicael doctor Richard J. Hodes , director del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento del NIH (NIA).

   Lanzado en 2010, el esfuerzo SPRINT apoyado por el NIH inicialmente permitió a los científicos comparar los efectos del control de la presión arterial estándar con el control intensivo sobre la salud y la mortalidad cardiovascular.

   Más de 9.300 adultos que tenían al menos 50 años y un alto riesgo de enfermedad cardiovascular recibieron cualquiera de los tratamientos estándar, lo que redujo la presión arterial sistólica, el primero de los dos números medidos durante un examen a menos de 140 milímetros de mercurio, o tratamiento intensivo para reducir la misma lectura de presión por debajo de 120 milímetros de mercurio.

   En agosto de 2015, el NIH concluyó sorprendentemente el ensayo después de que los resultados iniciales mostraron que 3,3 años de tratamiento intensivo redujeron significativamente las tasas de muerte y enfermedad cardiovascular.

   El subestudio permitió a los científicos de 27 centros clínicos examinar los efectos que estos tratamientos tenían en el cerebro al medir la función cognitiva y la adquisición de imágenes de resonancia magnética en un subconjunto de participantes de SPRINT.

   Los investigadores compararon escáneres cerebrales de 449 participantes que fueron tomados al momento de la inscripción y cuatro años después. Durante este tiempo, el aumento promedio en el volumen total de las lesiones de la sustancia blanca en las exploraciones del grupo de tratamiento intensivo fue de 0,92 centímetros cúbicos, que fue inferior a los 1,45 centímetros cúbicos observados en las exploraciones de los participantes del tratamiento estándar.

   "El tratamiento intensivo redujo significativamente la acumulación de lesiones en la sustancia blanca en personas que tenían una mayor probabilidad de experimentar este tipo de daño porque tenían presión arterial alta", señala el doctor Clinton B. Wright, director de la División de Investigación Clínica en NINDS y autor del estudio.

   Los investigadores de SPRINT MIND también informaron un poco más de pérdida de volumen cerebral en el grupo de tratamiento intensivo que en el tratamiento estándar. El efecto se observó predominantemente en varones. Sin embargo, los autores señalaron que esta pérdida fue generalmente muy pequeña y de importancia clínica poco clara.

   "SPRINT MIND ha producido resultados iniciales prometedores en la batalla contra el creciente problema del país con el envejecimiento de los trastornos cerebrales. Tanto los escáneres cerebrales como las pruebas cognitivas refuerzan los beneficios potenciales que el manejo intensivo de la presión arterial puede tener en el cerebro --dice la doctora Lenore J. Launer, investigadora principal en el Laboratorio de Epidemiología y Ciencias de la Población del NIA y coautora del artículo--. Esperamos que estos hallazgos se conviertan en la base para futuros estudios sobre cómo proteger el cerebro a lo largo de la vida de una persona".

   En el futuro, los investigadores de SPRINT MIND planean analizar cómo el control de la presión arterial puede afectar la acumulación de lesiones de materia blanca en regiones críticas del cerebro afectadas por trastornos cerebrales envejecidos y qué factores pueden hacer que algunas personas sean más receptivas al tratamiento.

Para leer más