Publicado 12/02/2015 11:30CET

El consumo de alcohol o drogas puede estar detrás del 20% de los accidentes registrados en el ámbito laboral

Los sectores de hostelería y la construcción son los que presentan esta problemática en mayor grado

OVIEDO, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consumo de drogas o alcohol puede estar detrás del 20% de los accidentes que se registran en el ámbito laboral y suponen una importante merma en la competitividad para las empresas, además de un grave problema de salud para los trabajadores de ahí la necesidad de abordar este problema sin "rubor ni tapujos y sin considerar el asunto como un marrón para los servicios médicos o los responsables de la empresa".

Así se ha puesto sobre la mesa durante la jornada "El consumo de alcohol y drogas en el ámbito laboral", que este jueves ha sido inaugurada por el secretario general de la Federación Asturiana de Empresarios, Alberto González.

González ha destacado que formar e informar a los trabajadores y trabajar en el ámbito de la prevención es la tarea que tienen por delante las empresas para "intentar cambiar la cultura de trabajo".

El profesor universitario Especialista en Medicina del Trabajo, Carlos Salas Ollé, ha sido el encargado de impartir la conferencia de la jornada y ha indicado, en declaraciones a los periodistas que "está claro que esta problemática ocasiona una pérdida de competitividad y salud de los trabajadores por lo que abordar esta cuestión supone dar rentabilidad a la empresa".

"Estamos ante una muy buena inversión porque por cada euro invertido en programas de tratamiento y prevención nos podemos llevar entre nueve euros de rentabilidad. Las personas con problemas de alcohol y drogas son más absentistas, las bajas médicas son más largas y costosas y los accidentes son más graves", haya manifestado.

Tanto el profesor Salas como González han indicado que este problema no es exclusivo de Asturias sino que está generalizado, pero se trata de un asunto "complicado de analizar" por las connotaciones que puedan tener, pero los mismos pueden tener consecuencias muy importantes para el trabajador pero también para la empresa y para sus compañeros.

Han destacado además la existencia de un perfil o sectores concretos en los que se da una mayor incidencia de esta problemática como es el caso del sector de la hostelería y el de la construcción.

Además del alcohol y las drogas, este especialista en medicina del trabajo ha insistido en que en muchas ocasiones hay un importante consumo de psicofármacos y una serie de problemas asociados a los mismos que son mucho más importantes y a veces más difíciles de detectar. Por eso ha insistido en que se debe abordar este asunto de manera paulatina.