Publicado 05/08/2020 12:59:12 +02:00CET

Consejos para sacar el máximo partido a las videoconsultas durante las vacaciones

El área sanitaria de Pontevedra y O Salnés potencia con videoconsultas la atención reumatológica a pacientes de residencias.
El área sanitaria de Pontevedra y O Salnés potencia con videoconsultas la atención reumatológica a pacientes de residencias. - ÁREA SANITARIA DE PONTEVEDRA Y O SALNÉS - Archivo

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

La videoconsulta se ha convertido en un medio más para el contacto directo con nuestros médicos. El seguimiento a través de videollamada permite un control más exhaustivo de cada paciente, así como una atención totalmente personalizada y cómoda, ya que evita tanto los desplazamientos al centro sanitario, como una mejor gestión del tiempo, al realizarse desde cualquier lugar.

Para conseguir que la videoconsulta sea totalmente satisfactoria, Sanitas ha recogido una serie de consejos que ayudarán a sacar el máximo partido de este sistema incluso estando de vacaciones.

1. Una de las primeras recomendaciones es establecer una conexión estable. Las apps que se emplean para realizar videoconsulta, en el caso de Sanitas, son seguras pero es importante asegurarse de se cuenta con una conexión robusta, lo que evitará cortes en la comunicación con su médico.

2. En segundo lugar, es importante asegurarnos de que estaremos disponibles en el día y hora pactados con el especialista. Asegurarnos de encontrarnos en un lugar lo más tranquilo posible es también un punto importante, puesto que así la conversación será más fluida, sin interrupciones, como si nos encontrásemos en la consulta de manera presencial.

3. En tercer lugar, es importante hacer uso de la videoconsulta en aquellos casos indicados. Si la consulta a realizar debería de hacerse de forma presencial, será el propio profesional el que así lo indique al paciente.

4. Finalmente, otro de los principales beneficios que ha introducido la telemedicina es el avanzar en el concepto de medicina preventiva. El verano es un periodo en el que tradicionalmente perdíamos el contacto con los profesionales que nos asesoran en temas como nutrición o entrenamiento personal, al no tener posibilidad de acudir a sus consultas.