Publicado 19/04/2021 10:59CET

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos apoya el proyecto de Podología Sin Fronteras en Honduras

Archivo - Proyecto Podología Sin Fronteras en Honduras.
Archivo - Proyecto Podología Sin Fronteras en Honduras. - CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE PODÓLOGOS

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos aportará 2.000 euros a Podología Sin Fronteras para sus brigadas podológicas en comunidades en riesgo de exclusión social del Departamento Francisco Morazán, en Honduras, con el objetivo de mejorar la atención podológica y la calidad de vida de más de 100 personas enfermas altamente vulnerables y sin recursos.

Este proyecto ha sido seleccionado por el Consejo entre los tres presentados a su convocatoria Podología Solidaria. La brigada podológica a Honduras se realiza en la Escuela Hogar Rancho Santa Fe, que NPH Honduras (la ONG con la que se colabora) tiene en la localidad de La Venta, Tegucigalpa.

La brigada podológica de 2021 se desarrollará del 13 al 21 de noviembre y, además, de los diagnósticos e intervenciones podológicas quirúrgicas, trabajará junto con mas de una veintena de profesionales de la medicina locales pertenecientes a NPH Honduras.

Las personas beneficiarias son niñas, niños, jóvenes y adultos sin recursos que proceden de regiones marginales y muy pobres y violentas de Honduras, en situación de orfandad o abandono, de familias extremadamente desestructuradas, que han padecido violencia familiar, abusos físicos o emocionales o desnutrición, y han sido acogidos en el hogar de NPH Honduras para su cuidado y protección.

También se atiende a las familias más vulnerables de la comunidad en La Venta y del Departamento Francisco Morazán, que viven suficientemente alejadas de Tegucigalpa y que no pueden acceder a los hospitales públicos por no disponer de los recursos necesarios.

CASI 600 NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES EN SITUACIÓN DE ORFANDAD O ABANDONO

El hogar de NPH en Honduras acoge a 585 niños, niñas y jóvenes en situación de orfandad o abandono, que reciben todos los cuidados, educación y salud hasta que se independizan. En esta escuela hogar, los niños tienen la posibilidad de estudiar y graduarse en la universidad, o bien aprender carreras técnicas vocacionales.

Pero el hogar de NPH está abierto al mismo tiempo a las comunidades más vulnerables de su entorno. Concretamente, la clínica externa garantiza la atención comunitaria en materia de salud, mediante la asistencia médica de un equipo local de profesionales de la medicina y la enfermería locales, y el centro quirúrgico Sagrada Familia, cuyo director médico es el traumatólogo y cirujano ortopédico Merlin con el apoyo de brigadas médicas internacionales procedentes de todos los países del mundo, que aportan su conocimiento y recursos humanos y técnicos para atender a las personas de la comunidad.

Las brigadas médicas exteriores atienden a la comunidad enferma de diversas especialidades médicas, como la Podología, que es la especialidad que aportan las brigadas médicas españolas. "Garantizamos atención médica de calidad a los enfermos, sensibilización de la comunidad y formación de personal médico local que habitualmente trabaja en el Centro Quirúrgico de NPH Honduras", asegura el vicepresidente de Podología Sin Fronteras, Eladio Martínez Garzón.

La brigada podológica, durante su estancia en Honduras, evalúa clínicamente a pacientes y atiende cirugías cuando estas son necesarias: cirugía ungueal, intervenciones en la piel (lesiones pigmentadas, verrugas plantares, quistes), cirugía de partes blandas (alargamiento aquileo, fascia plantar, transposiciones tendinosas), técnicas de corrección de 'hallus valgus' (juanetes) o de corrección metatarsal, técnicas digitales (artroplastias, artrodesis) y otras técnicas en el retropié o mediopié (pies cavos, planos, equinos-varos).