Publicado 06/08/2020 11:55:15 +02:00CET

El confinamiento ha aumentado las consultas de disfunción eréctil

Hombre en la consulta del médico, urólogo, disfunción eréctil
Hombre en la consulta del médico, urólogo, disfunción eréctil - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PORNPAK KHUNATORN

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El doctor Bartolomé Lloret, urólogo del Hospital Vithas Medimar, ha advertido de que "los duros meses de confinamiento han provocado un incremento muy significativo de las consultas sobre trastornos de erección que están padeciendo varones que nunca antes los habían sufrido".

Según este experto, la depresión puede disminuir, incluso anular, el deseo sexual pudiendo llevar a una disfunción eréctil severa. "Irónicamente, muchos de los medicamentos que utilizamos para tratar la depresión pueden dificultar el conseguir que una erección sea eficaz", resalta.

Otro de los motivos puede ser la ingesta continuada de alcohol, o bien un exceso del mismo, que va a dar lugar no solo a trastornos en la eyaculación sino también a una falta de rigidez, de potencia, que conducirá, sin duda, a un fracaso en la relación sexual. "A largo plazo provocará lesiones hepáticas, neurológicas, hormonales que serán irreversibles y que ya no podremos solucionar; la atención preventiva es muy importante", indica el especialista.

Medicamentos como hipotensores, diuréticos, ansiolíticos o analgésicos también pueden alterar la erección. "Conviene recordar cuándo se iniciaron los problemas para mantener la erección y si estos ocurrieron al empezar a tomar algún medicamento", advierte Lloret.

El estrés o el mal humor también es otro factor: "Es muy difícil mantener la estabilidad adecuada para conseguir establecer una relación sexual placentera cuando uno está sobrecargado de responsabilidades en el trabajo o en casa. Combatir el estrés modificando el estilo de vida, la dieta, haciendo ejercicio regularmente, durmiendo las horas adecuadas no solo será un seguro de salud para el corazón, también lo será para salud sexual".

Igualmente, el sobrepeso va a perjudicar la capacidad de mantener relaciones sexuales, no solo porque disminuye la autoestima y la confianza en uno mismo, sino porque altera los niveles hormonales (testosterona), imprescindibles para mantener la libido y la tensión muscular. También será causa de hipertensión, diabetes, fatiga, etc.