Publicado 02/11/2021 14:32CET

La comunicación continuada remota del dolor oncológico evita urgencias y costes al sistema sanitario, según expertos

Nueva APP para pacientes oncológicos
Nueva APP para pacientes oncológicos - UPV

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La comunicación continuada remota del dolor oncológico evita urgencias, hospitalizaciones y costes al sistema sanitario, según conclusiones del simposio Comunicación del Dolor en Cáncer, organizado por la Asociación de Innovadores en eSalud y la agencia COM Salud, con la participación de la Asociación Española Contra el Cáncer y el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC).

Para los participantes, la comunicación sobre dolor de los enfermos de cáncer debe hacerse de manera continuada a través de soluciones digitales, sin esperar a la visita presencial, para poder ajustar el tratamiento, como ya ocurre en otras patologías.

Así lo refleja también un estudio publicado en el último número de la revista 'Current Oncology', en el que se concluye que "la falta de notificación oportuna de los síntomas sigue siendo una barrera para el manejo efectivo de los síntomas y la comodidad de los pacientes con necesidades de cuidados paliativos relacionados con el cáncer".

El manejo deficiente de los síntomas en el hogar puede conducir a resultados no deseados y visitas al departamento de emergencias. En este estudio se presentaban los resultados de un programa de monitorización continua para la comunicación de síntomas que, según los autores, ha permitido evitar costes e ingresos en urgencias.

EL 41% DE LOS PACIENTES PADECEN DOLORES ONCOLÓGICOS

El 41% de los pacientes padecen dolores oncológicos en las fases iniciales de la enfermedad, cifra que sube hasta el 75% de los pacientes en fases más avanzadas, según un estudio presentado por Elsevier. El dolor es una forma de analizar, identificar y diagnosticar la enfermedad o anomalía que está sufriendo el paciente. Para ello, características como el lugar del dolor, la intensidad o el tiempo que dura son datos que facilitan al médico hacer un diagnóstico.

Sin embargo, como comenta Anna Rodríguez Cala, directora de Estrategia y Responsabilidad Social Corporativa en el Instituto Catalán de Oncología, "la dificultad de transmitir el dolor oncológico se debe, entre otros factores, a que cada paciente tiene un umbral de dolor distinto y no siempre está en las condiciones de poder comunicarlo bien".

Las posibilidades de la tecnología en la comunicación con el paciente oncológico van desde los chatbots, las apps, los sistemas de teleconsulta, la realidad virtual o incluso el reconocimiento facial y de voz, según José Miguel Cacho, consultor de eSalud y vocal de AIES.

Una de estas herramientas, la realidad virtual, ha empezado a utilizarse en la Asociación Española Contra el Cáncer, como revela Juan Pedro Benítez, suresponsable de Innovación Digital. "En nuestra Asociación hemos desarrollado una experiencia piloto basada en gafas de realidad virtual con dos objetivos. Por un lado, distraer y mejorar la experiencia de los pacientes de cáncer y sus familiares que reciben o esperan los tratamientos de quimioterapia o radioterapia en los hospitales de día a través de entornos digitales que facilitan la distracción y el entretenimiento", señala.

Por otra parte, continúa, "disminuir los niveles de ansiedad y de percepción del dolor de los pacientes de cáncer durante las sesiones de intervención psicológica especializada en cáncer mediante contenidos terapéuticas enfocados a la relajación y la respiración".

Contador

Para leer más