El complejo hospitalario Ruber Juan Bravo incorpora la cirugía de Mohs para tratar el cáncer de piel

Claudia Bernárdez, del Servicio de Dermatología del Ruber Juan Bravo
QUIRÓNSALUD
Publicado 02/10/2018 17:56:12CET

MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Dermatología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, dirigido por la doctora María Calvo Pulido, ha incorporado la técnica de la cirugía de Mohs, indicada el tratamiento del cáncer de piel tanto melanoma como no melanoma.

Este tipo de cirugía, también llamada micrográfica y cuyo nombre deriva del cirujano que la ideó, es una práctica quirúrgica cuyo beneficio primordial en el cáncer de piel es que mientras se realiza la técnica, el cirujano puede saber exactamente cuándo el tumor ha sido extirpado por completo, lo que "no es posible" con otros tratamientos del cáncer de piel. "Un paciente sometido a este tipo de cirugía sabe antes de llegar a su casa que ya no tiene tumor", aclara la doctora Claudia Bernárdez, responsable de su implantación.

Esta posibilidad de ver donde acaba el tumor, le otorga a la Cirugía de Mohs, según apunta la doctora, dos beneficios principales frente a otros tratamientos del cáncer de piel: la mayor tasa de curación y la conservación del máximo posible de tejido sano disminuyendo así la cicatriz resultante. "Esto es de especial importancia en áreas con menos cantidad de piel como serían la cara, el escote o las manos", añade.

La cirugía de Mohs la realizan los dermatólogos entrenados para ello, al ser una técnica específica, y requiere también de un anatomopatológo, quien revisa la muestra de piel al microscopio. Se realiza en fases hasta poder determinar en el propio quirófano que el tumor está completamente eliminado, en cuyo caso se procede a la reconstrucción de la piel para cerrar el defecto quirúrgico de la forma más estética.

Contador