Publicado 27/01/2021 11:08CET

Cocemfe se pone a disposición de Darias para reducir el impacto de la pandemia sobre las personas con discapacidad

Persona en sillas de ruedas portando mascarilla.
Persona en sillas de ruedas portando mascarilla. - COCEMFE - Archivo

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) felicita a Carolina Darias por su nombramiento como ministra de Sanidad y se pone a su disposición para avanzar en el ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad física y orgánica, así como para reducir el impacto de la pandemia de la COVID-19 sobre este grupo social.

"Las personas con discapacidad física y orgánica estamos viendo cómo nuestra salud y atención sociosanitaria está empeorando desde que comenzó la pandemia, ya que se han reducido y hasta paralizados muchos servicios, terapias o actividades que son fundamentales para tener una calidad de vida y que sin ellos se puede perjudicar nuestro estado de salud, como los tratamientos de recuperación funcional, fisioterapia, tratamientos farmacológicos o tratamientos que dependen de unidades hospitalarias", asegura el presidente de Cocemfe, Anxo Queiruga.

De hecho, según una encuesta elaborada Cocemfe, en la que han participado más de 800 personas con discapacidad física y orgánica, el 73 por ciento han visto retrasadas sus citas médicas, el 56 por ciento reconoce que su salud ha empeorado estos meses, el 40 por ciento ha visto interrumpidos sus tratamientos, y el 37 por ciento siente que sus derechos han retrocedido durante la pandemia. Además, el 42 por ciento ha tratado de recibir algún tratamiento y/o terapia no ha podido y el 20 por ciento se ha encontrado con una negativa a recibir atención sociosanitaria.

Por ello, Cocemfe y su movimiento asociativo ofrecen su colaboración a Carolina Darias para tratar de revertir los efectos negativos que está teniendo la COVID-19 sobre este grupo social y avanzar en los retos sanitarios para que las personas con discapacidad accedan a la atención sociosanitaria que requieren. Asimismo, también reclaman ser un grupo prioritario en la estrategia de vacunación.

"Las personas con discapacidad deberíamos ser un colectivo prioritario dentro de la estrategia nacional de vacunación de la COVID-19; además, también reclamamos retomar la agenda de citas médicas pospuestas, tanto las consultas de atención primaria o especialistas como las intervenciones quirúrgicas", explica Queiruga.

Además, Cocemfe considera que la pandemia ha convertido en necesidad urgente conseguir una coordinación sociosanitaria real y efectiva. "No solo evitaría duplicidades y contribuiría a la sostenibilidad del sistema, sino que permitiría ofrecer respuestas coordinadas, integradas, colaborativas y complementarias ajustadas a las necesidades de las personas", explica el presidente.

Así las cosas, desde el punto de vista de COCEMFE y su movimiento asociativo, es urgente actualizar el baremo de reconocimiento de la discapacidad para no dejar fuera del sistema de apoyos a personas con discapacidad física y orgánica que verdaderamente requieren este reconocimiento oficial para recibir apoyos públicos y avanzar hacia la igualdad de oportunidades.

Además, Cocemfe también tiende la mano al Ministerio de Sanidad para proporcionar el acceso público y en condiciones de igualdad a los tratamientos y productos sanitarios disponibles y una atención sanitaria continuada que incluya rehabilitación, fisioterapia y farmacoterapia.

"Las personas con discapacidad debemos tener acceso a todos los tratamientos farmacológicos existentes indicados para cada tipo de discapacidad de forma equitativa en todo el país y sin copago, incluyendo los dietoterápicos y todos aquellos que contribuyan al mantenimiento de una buena salud", detalla Queiruga. En concreto, la entidad apuesta por los tratamientos innovadores y por la investigación para encontrar nuevas soluciones que mejoren la salud y bienestar de las personas con discapacidad.

En este sentido, Cocemfe y su movimiento asociativo se ponen a disposición para contribuir a alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número tres de Salud y Bienestar de la Agenda 2030 a través de la participación de las personas con discapacidad en la configuración de las políticas sociales y sanitarias y el avance en el ejercicio de sus derechos.