La Clínica Mayo crea un neurosensor inalámbrico que mejorará la detección del Parkinson y la depresión mayor

Actualizado 08/04/2011 20:34:12 CET

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Clínica Mayo han creado un neurosensor inalámbrico que, como como si se tratara de un 'termostato', permite medir de forma instantánea los niveles de sustancias químicas del cerebro durante la estimulación cerebral profunda (DBS, siglas en inglés), técnica empleada con pacientes de Parkinson.

Este dispositivo, que ayudará a la detección del Parkinson y podría ser útil contra otras enfermedades neurológicas, como el trastorno depresivo mayor, se llama 'Wincs' y ha sido creado por los doctores Kendall Lee, Kevin Bennet, Paul Harris y Charles Blaha, del Consorcio de Estimulación Cerebral Profunda de la Clínica Mayo.

'Wincs' permite medir los niveles cerebrales de dopamina, la sustancia que ayuda a controlar el movimiento muscular y que, en el caso de los pacientes con Parkinson, suele presentar niveles muy bajos.

La estimulación cerebral profunda es una de las técnicas con mejores resultados en la investigación para el Parkinson y consiste en implantar un electrodo en el núcleo subtalámico (STN) o en el globo pálido interno, dos puntos diana de la enfermedad, puesto que controlan el movimiento y las funciones musculares.

Según explica el doctor Blaha, este mecanismo "ayudará a entender el patrón de actividad química cerebral durante la DBS" y servirá para "medir la dopamina y otras moléculas, como la serotonina y el glutamato, en tiempo real".