Actualizado 07/09/2011 15:53 CET

CLeón.- La Junta estudia con entidades financieras fórmulas para pagar la deuda de 538 millones a proveedores sanitarios

Sáez Aguado Y Escaja En Un Momento Previo A Su Reunión
EUROPA PRESS

VALLADOLID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, afirmó este miércoles que la Administración autonómica trabaja con entidades financieras posibles soluciones para pagar la deuda a los proveedores sanitarios, que actualmente asciende a 538 millones de euros, aunque es variable.

Sáez Aguado, que se reunió con el Consejo de Colegios de Enfermería de Castilla y León, explicó que sigue habiendo dificultades para pagar a proveedores, algo que atribuyó a una reducción de la financiación del Estado.

A este respecto, recordó que el modelo de financiación autonómica se aprobó y después se reformó y ha puesto "en tensión" a la Tesorería y las posibilidades para afrontar pagos, algo que aclaró que es común a todas las comunidades autónomas y no sólo a Castilla y León.

Sáez Aguado indicó que hay ciertos retrasos en el pago a proveedores sanitarios y de productos farmacéuticos para hospitales y se están viendo soluciones con las entidades financieras para ver cómo se abordan los pagos.

PAGO REGULAR A LAS FARMACIAS

En cuanto a los pagos a las oficinas de farmacia, el consejero aclaró que se producen "con regularidad" y el día 20 de cada mes se abona la factura porque considera una "prioridad" garantizar el suministro de los medicamentos a la población.

Antonio María Sáez Aguado hizo una llamada de atención porque considera que políticamente se habla mucho del déficit o de la reforma para establecer un techo de gasto pero también cree que se debería de mantener también un debate sobre la financiación de los servicios públicos, que hay que preservarles.

El titular de Sanidad abogó por la eficiencia en el sistema sanitario en lugar de realizar recortes en los recursos, servicios y derechos, y mostró su preocupación por que el PSOE ahora se "desdice" de su promesa de financiar con 8.000 millones más la sanidad.