Claves sobre la fisioterapia respiratoria: ¿Sabes en qué puede ser útil?

Fisioterapia respiratoria
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / AGROBACTER
Publicado 14/11/2018 8:26:43CET

   MADRID, 14 Nov. (EDIZIONES) -

   La fisioterapia respiratoria es una disciplina muy poco conocida por la población a nivel general. Si pensamos en fisioterapia todos nos acordamos de los deportistas, de momentos en los que tenemos una lesión, nos han operado de la rodilla, hemos tenido un accidente, o un ictus, y tenemos que hacer rehabilitación.

   "No pensamos que la fisioterapia puede ser útil a la hora de tratar una enfermedad respiratoria", reconoce en una entrevista con Infosalus el fisioterapeuta del Hospital General Universitario Santa Lucía (Cartagena, Murcia) y coordinador del Área de Fisioterapia Respiratoria de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica), Antonio Ríos.

   Este especialista celebra que la fisioterapia respiratoria consigue una recuperación "más rápida" de los enfermos hospitalizados, así como un mejor control de los síntomas de los pacientes crónicos. Según indica, entre sus objetivos se encuentra la de tratar y mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades respiratorias, "ya que está demostrado que esta disciplina permite ralentizar el deterioro progresivo que determinadas patologías respiratorias crónicas indefectiblemente conllevan".

   Entre sus pacientes precisa que hay desde niños hasta ancianos con enfermedades respiratorias. Entre otras patologías, por ejemplo, trata la Distrofia Muscular de Duchenne en menores, las neumonías, bronquiectasias, las enfermedades crónicas originadas por culpa del tabaco como la EPOC, hasta complicaciones de personas que están ingresadas en Cuidados Intensivos, han sido sometidos a un trasplante, o a una gran cirugía.

   "Se emplean técnicas o ejercicios con los que se busca, por un lado, mejorar las secreciones bronquiales, que el moco se movilice y se expulse con mayor facilidad en aquellas personas que no pueden hacerlo por si solas", según indica el especialista de SEPAR.

   La fisioterapia respiratoria también puede ser útil en personas con disnea de esfuerzo o con sensación de ahogo y asfixia provocada por problemas pulmonares, o en pacientes con ELA. "A estas personas se les enseñan una serie de ejercicios y cómo reeducar su respiración para poder hacerlo de nuevo, ya que hasta ahora su pulmón así se lo impedía", reconoce el fisioterapeuta respiratorio.

   A su vez, se trabaja en la prevención y en el tratamiento de los síntomas que puedan ocasionarse tras una operación de cáncer de colon, hasta tras un trasplante de hígado o una cirugía de corazón o de pulmón, por ejemplo. En muchos casos se emplean también técnicas con la ayuda de dispositivos mecánicos que pueden ayudar a los pacientes a respirar, o se les muestran nuevos procedimientos para mejorar su respiración.

NO SUSTITUYE AL TRATAMIENTO

   En este contexto, el coordinador del Área de Fisioterapia Respiratoria de SEPAR aclara que la fisioterapia respiratoria siempre debe estar indicada por el médico, y no es una práctica que sustituye a los tratamientos, sino que es complementaria. A su vez, destaca que debe ser realizada por fisioterapeutas especializados y formados en materia respiratoria. "Por lo general, un fisioterapeuta que trabaje con futbolistas o con problemas de rodilla difícilmente podrá hacerlo. Por eso determinados fisioterapeutas se dedican a formarse y a trabajar con pacientes de ese tipo", insiste Ríos.

   Sobre sus contraindicaciones, el fisioterapeuta respiratorio indica que el propio especialista debe estudiar cada caso y valorar qué precauciones tomar antes de realizar cualquier terapia. En concreto, cita como contraindicaciones absolutas cuando hay un sangrado de origen pulmonar, y circunstancias como el neumotórax, por ejemplo.