Publicado 26/10/2021 08:18CET

Claves sobre la cirugía bariátrica, la cirugía de la obesidad mórbida

Archivo - Hombre con obesidad mórbida
Archivo - Hombre con obesidad mórbida - MOTORTION/ISTOCK - Archivo

   MADRID, 26 Oct. (EDIZIONES) -

    La OMS recuerda que desde 1975 la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo, a pesar de los riesgos que puede conllevar para nuestra salud, como el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y accidentes cerebrovasculares), de diabetes, trastornos del aparato locomotor como la osteoratritis; o incluso algunos cánceres como el de mama, ovarios, endometrio, próstata, hígado, colon, riñones, etc.

   De acuerdo con el documento de consenso sobre cirugía bariátrica de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), la obesidad se considera como un "exceso de peso a expensas del tejido adiposo" y se clasifica por el índice de masa corporal o IMC.

   Así, la OMS y las sociedades científicas consideran que existe obesidad cuando el IMC es superior o igual a 30. El documento antes citado señala que la obesidad mórbida es una enfermedad "crónica y multifactorial", que está asociada a "importantes complicaciones físicas y psicológicas", que contribuyen a empeorar la calidad de vida de los pacientes y a disminuir su esperanza de vida.

   Según aclaran estos expertos, su tratamiento con medidas higiénico-dietéticas y fármacos no consigue, en la mayoría de los casos, pérdidas de peso suficientes para controlar adecuadamente las comorbilidades, y por ello, la cirugía bariátrica o ciurgía de la obesidad es el único tratamiento que consigue alcanzar estas expectativas en el largo plazo.

   En concreto, la SECO remarca que, de acuerdo con las recomendaciones científicas, se debe aconsejar una operación de la obesidad en todos los pacientes con IMC mayor de 40, y con pacientes con IMC entre 35 y 39 que padezcan síndrome metabólico, es decir, diabetes, hiperlipemia, hipertensión, o hiperuricemia, así como otras patologías que se ven agravadas por la obesidad como la osteoartrosis, la patología pulmonar o cardíaca, apnea del sueño, enfermedades reumáticas o accidentes cerebrovasculares.

El doctor Salvador Morales es el presidente de la Asociación Española de Cirujanos (AEC) y referente en nuestro país en la especialidad de Cirugía General y del Aparato Digestivo por lo que le entrevistamos en Infosalus para saber en qué consiste esta cirugía y cuáles son sus objetivos: "Tiene como objetivo proporcionar salud y calidad de vida al paciente porque presenta muchos problemas derivados de la propia obesidad, una patología que a su vez le provoca limitaciones en su calidad de vida, para sus relaciones sociales, por ejemplo".

   A este respecto el doctor Morales recuerda que hoy en día en los hospitales públicos y privados se operan muchos pacientes con obesidad mórbida, lamentando que en España somos un país con un porcentaje muy importante de pacientes obesos (un 16,5% de hombres de 18 y más años y un 15,5% de mujeres padecen obesidad, según la Encuesta Europea de Salud de 2020), donde la cirugía bariátrica es frecuente, y aún así señala que "se debería operar más de lo que realmente se opera".

   De hecho, remarca que por ejemplo en su grupo se realizan más de 150 procedimientos al año pero se deberían operar unos 250 pacientes, algo que según reconoce no se hace por la actual saturación de los hospitales, que deben atender con prioridad a mucho paciente oncológico, así como otras patologías benignas por las que se llenan las bolsas de pacientes.

   A este respecto, el presidente de la Asociación Española de Cirujanos subraya que desde las sociedades científicas siempre se está instando a las autoridades a conceder una mayor importancia a este tipo de intervenciones no solo porque generan un gasto económico importante, sino también por su salud.

   "También es fundamental evitar que los pacientes sean obesos y sería necesaria la puesta en marcha de más campañas de concienciación para la implantación de hábitos saludables, porque no solo afecta la comida, sino también nuestro estilo de vida en general, debemos evitar el sedentarismo", agrega el doctor Morales.

TIPOS DE CIRUGÍA BARIÁTRICA

   El presidente de la AEC detalla que las dos técnicas más comunes y científicamente más probadas son el bypass gástrico; así como la gastrectomía vertical o sleeve gástrico, también llamada manga gástrica:

   ·BYPASS GÁSTRICO: consigue la pérdida de peso porque entra menos comida; no se estimula la producción de hormonas relacionadas con la ansiedad por comer; tiene una mayor acción en curar la diabetes tipo 2; la técnica consiste en hacer un deposito pequeño en el estámago de unos 50-60 cm3 y darle salida al intestino haciendo una unión entre ambos; sí es reversible pero destaca que esto no es una ventaja porque no suele revertirse ningún caso.

   ·GASTRECTOMIA VERTICAL: disminuye la entrada de comida y tampoco se estimula la producción de hormonas relacionadas con la ansiedad por comer; consiste en la creación de un tubo gástrico vertical de unos 100-120 cm3 y no es reversible.

   A su juicio es importante transmitir que no todos los pacientes son candidatos para una u otra técnica, y para ello es muy importante la preparación y formación del cirujano en esta materia. "Se deberá emplear una técnica u otra en función del IMC, la edad del paciente, las comorbilidades asociadas (problemas de salud que tenga como hipertensión o diabetes), el tipo de medicación que toma, siendo un factor importante el reflujo gastroesofágico y si lo tienen puede contraindicar una técnica u otra, así como la presencia de hernia de hiato", agrega.

   A este respecto, el experto en cirugía de la obesidad destaca que la banda gástrica ajustable ya no se emplea, de acuerdo con los consensos actuales y por lo que este procedimiento quirúrgico "no debe ser una opción salvo en casos muy puntuales".

COMPLICACIONES

   Actualmente las complicaciones son muy bajas, según reconoce el presidente de los cirujanos españoles, a la vez que llama la atención sobre el hecho de que existen más complicaciones para la salud si se sigue siendo obeso que si una persona se opera. "Actualmente se sitúa en menos del 3% el porcentaje de complicaciones, con lo cual es bastante bajo", agrega.

   Una de las claves sobre el índice de complicaciones según destaca también el doctor Morales está relacionado con si el que opera es experto en cirugía bariátrica, domina diferentes técnicas o si el equipo es multidisciplinar o no: "La cirugía es una pata para que el paciente con obesidad mejore su estado de salud. Si no va de la mano con otros especialistas como el endocrino o de salud mental serán más difíciles los cambios en el estilo de vida, por lo que es fundamental trabajar en equipo".