Actualizado 29/03/2011 16:54 CET

Los ciudadanos deben conocer su responsabilidad en el mantenimiento de la sostenibilidad del SNS, según expertos

jornadas de debate fundacion bamberg
FUNDACION BAMBERG

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Diversos expertos han destacado que los ciudadanos deben estar concienciados sobre su responsabilidad en el mantenimiento de un sistema de salud sostenible, ya que para ello es necesario un equilibrio financiero, de intereses y social, según las conclusiones de unas jornadas de debate organizadas por Fundación Bamberg, con la colaboración de Lilly.

En este sentido, el catedrático de Economía de la Salud Juan Cabasés Hita ha remarcado la corresponsabilidad informada de los ciudadanos con su sistema sanitario, al tiempo que ha defendido "un entorno de motivación e incentivos adecuado" para los profesionales sanitarios y la introducción de la cultura de la evaluación económica.

No obstante, se ha rechazado la introducción del copago ya que, como ha añadido el director general de Hospitales de la Consejería de Sanidad de Madrid, Antonio Burgueño, la reducción de las prestaciones es una opción delicada ya que en otros países no ha sido una medida eficaz.

Del mismo modo, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Carlo III de Madrid José Félix Lobo mostró su desacuerdo con los impuestos finalistas para financiar la sanidad y analizó la situación del gasto sanitario en Alemania y en Inglaterra, donde la alta tensión financiera ha llevado a la toma reciente de medidas y mecanismos de evaluación, con los que contribuir a una mayor eficiencia del sistema.

Como alternativa, explica el presidente de la Asociación Española de Economía de la Salud, Juan Oliva, se pueden incluir los servicios sociales dentro de los servicios esenciales financiados públicamente junto a los servicios sanitarios y a los servicios educativos.

"Lo que hay que analizar es donde se está gastando para conseguir ser más eficientes", destacó este experto, insistiendo en preparar a la sociedad para los cambios ya que, si bien está abierta a la profesionalización de la gestión, no lo está para reformas más sustanciales.