Publicado 20/01/2021 14:49CET

La cirugía torácica es segura durante la pandemia de COVID-19

Cirujanoes del Hospital de Jaén en una intervención de tumor torácico.
Cirujanoes del Hospital de Jaén en una intervención de tumor torácico. - ANDALUCÍA - Archivo

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio publicado en la revista científica 'Journal of Thoracic Oncology' que ha analizado las cirugías realizadas en un hospital chino en 2019 con un intervalo de fechas similar durante la pandemia de COVID-19 ha revelado que la cirugía torácica rutinaria y los exámenes invasivos son seguros.

En su trabajo, investigadores chinos analizaron el número de procedimientos realizados por un solo equipo de cirujanos entre 2019 y 2020 y compararon las características clínico-patológicas, los procedimientos quirúrgicos y los resultados perioperatorios de este año con el período correspondiente del año pasado.

Para prevenir la posible infección por COVID-19 entre los pacientes y el personal de los hospitales, se adoptaron múltiples medidas que se ajustaron a las políticas y procedimientos establecidos durante la pandemia en Shanghai.

En términos de volumen quirúrgico, el número de casos disminuyó un 14,1 por ciento, de 263 en 2019 a 226 en 2020, lo que representa un impacto significativo de COVID-19 en la atención médica desplazada de los pacientes de cáncer. Ni el personal médico ni los pacientes fueron diagnosticados de infección por COVID-19 durante este tiempo.

Los 226 pacientes recibieron exámenes de espirometría y 7 pacientes recibieron esofagoscopia y 16 pacientes recibieron broncoscopia antes de las operaciones. Todos los procedimientos quirúrgicos se realizaron de forma segura bajo anestesia general con intubaciones de tubo de doble luz.

Más de una cuarta parte (27,7%, 65) de los pacientes eran fumadores actuales o anteriores. Hubo 26 pacientes (11,5%) que recibieron operaciones quirúrgicas después de la terapia neoadyuvante en 2020, que fue similar a las de 2019 (34 pacientes, 12,9%).

El número de intervenciones quirúrgicas comenzó a rebotar desde su punto más bajo en febrero de 2020 cuando la situación local de COVID-19 mostró signos de mejoría, y luego superó la suma del mismo período del año pasado en abril de 2020, cuando se reanudó plenamente el trabajo.

"Observamos que la tasa de complicaciones postoperatorias disminuyó en los dos primeros meses de 2020 durante el pico de la pandemia de COVID-19, cuando se reconsideró estrictamente la indicación quirúrgica, y el volumen quirúrgico se redujo en gran medida. Y las tasas de complicaciones en cada mes de 2020 fueron todas más bajas que en el mismo mes del año pasado", señalan los investigadores.