Cirugía a corazón abierto, ¿cuándo es seguro el alta?

Publicado 28/01/2020 8:02:40CET
Paciente, hospital, habitación, ingreso.
Paciente, hospital, habitación, ingreso. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / GORODENKOFF PRODUCTIONS

   MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los pacientes que se someten a cirugía a corazón abierto y regresan a casa 3 días después no corren un mayor riesgo de complicaciones, según una presentación científica en la 56ª Reunión Anual de la Sociedad de Cirujanos Torácicos.

   "Hemos demostrado que las largas estancias en el hospital después de la cirugía cardíaca ya no son necesarias, y los pacientes pueden irse a casa de forma segura después de unos pocos días en el hospital --asegura S. Chris Malaisrie, MD, de Northwestern Medicine, en Chicago--. Esta información ayuda a allanar el camino para la introducción de un programa de recuperación cardíaca mejorada después de la cirugía (ERAS, por sus siglas en inglés), lo que demuestra que el uso de dicha estrategia es factible".

   El doctor Malaisrie y sus colegas identificaron pacientes que se sometieron a cirugía de revascularización coronaria y cirugía de válvula no urgente entre julio de 2004 y junio de 2017 en el Hospital Northwestern Memorial. Los investigadores examinaron datos de 478 pacientes.

   "Los pacientes pueden irse a casa después de una estancia más corta en el hospital sin un mayor riesgo de complicaciones y rehospitalizaciones --insiste el doctor--. Debido a que no encontramos ningún efecto perjudicial de la descarga acelerada, tanto los pacientes como los médicos no deberían mostrarse reacios a dar de alta a los pacientes cuando estén médicamente listos".

   ERAS, pronunciado E-ras, es un programa de tratamiento multidisciplinario diseñado para lograr una recuperación más rápida para pacientes sometidos a cirugía mayor y ofrece una mejora sostenible en la calidad general de la atención. Primero popularizado en Dinamarca en la década de 1990, desde entonces se ha vuelto más aceptado.

   En los últimos años, los programas ERAS se han incorporado a muchas especialidades quirúrgicas, y la cirugía torácica general se unió recientemente al movimiento y la cirugía cardíaca que siguió poco después. La investigación ha demostrado que en otros campos quirúrgicos que han adoptado ERAS, las estancias hospitalarias se han reducido en un 30% a 50%, mientras que las tasas de reingreso y los costos también disminuyeron.

   Según el doctor Malaisrie, este estudio reciente llevó a sus colegas a desarrollar el primer programa ERAS cardíaco de Northwestern, que ofrecerá enfoques estandarizados para optimizar los resultados quirúrgicos. El programa, aún en desarrollo, incluirá un conjunto de protocolos de atención modernos basados en las pautas recientemente publicadas por ERAS Cardiac Society para una atención perioperatoria óptima basada en la evidencia en cirugía cardíaca.

   "Durante muchos años, las instituciones de alto rendimiento han podido promover la recuperación temprana segura de procedimientos quirúrgicos cardíacos complejos", explica Daniel T. Engelman, del Centro Médico Baystate en Massachusetts y presidente de la Sociedad Cardíaca ERAS, que no fue directamente involucrado en este estudio.

   "Se ha demostrado en la colaboración estatal de Michigan que más del 80% de la morbilidad y mortalidad prevenible después de una cirugía cardíaca se produce fuera de la sala de operaciones. Ahora depende de todos nosotros estandarizar las mejores prácticas basadas en la evidencia en la fase de recuperación, no sólo para acelerar el alta, sino también para mejorar la experiencia centrada en el paciente --prosigue--. Además, esto requerirá un mejor asesoramiento preoperatorio para guiar las expectativas realistas que apoyen el control del dolor multimodal, la movilidad postoperatoria y el apoyo familiar, asegurando una recuperación física y psicológica completa del estrés de la cirugía".

   Las recomendaciones publicadas describen 22 posibles intervenciones separadas en secciones que cubren todas las fases de la atención quirúrgica: preoperatoria, intraoperatoria y posoperatoria, y cada principio se clasifica según la fuerza y el nivel de evidencia.

   Algunas de las recomendaciones incluyen dejar de beber alcohol y fumar, evitar el ayuno prolongado, el concepto de 'prehabilitación' (entrenamiento físico, optimización de la nutrición y reducción de la ansiedad), estrategias para reducir el uso y la dependencia de opioides después de la cirugía, y el uso de biomarcadores urinarios para identificar pacientes con mayor riesgo de lesión renal aguda. Las directrices están destinadas a ser flexibles y adaptadas individualmente para cada programa.

   "Se requieren múltiples intervenciones para el éxito de un programa ERAS --señala el doctor Malaisrie--. No existe una única bala mágica. Por el contrario, es a través de los esfuerzos acumulativos como ERAS tiene éxito para el paciente. Nos gustaría ver que el cuidado de los pacientes de cirugía cardíaca se centre más en mejorar los resultados desde la perspectiva del paciente y menos desde el médico".

   A su juicio, el programa ERAS cardíaco de Northwestern Medicine dará como resultado recuperaciones más rápidas, menores complicaciones, menor tiempo en el hospital, menores costos y una mejor satisfacción del paciente / familia. En el futuro, los investigadores planean examinar de cerca los puntos finales clínicos tradicionales y los resultados informados por el paciente del programa.

   "Las expectativas de recuperación después de la cirugía cardíaca se están restableciendo en la era actual --añade--. ¿Qué significa esto para los pacientes? Significa que ya no se requiere una recuperación prolongada o agotadora. Los pacientes deben saber que la recuperación de la cirugía cardíaca no solo es más rápida, sino también mejor con los programas ERAS".

Contador