La cirugía bariátrica logra una remisión de hasta un 83% en la diabetes tipo 2

Publicado 21/05/2019 18:11:05CET
HOSPITAL VALL D'HEBRON - Archivo

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

La cirugía bariátrica logra una remisión de hasta un 83 por ciento en la diabetes tipo 2, explica David Molina, responsable de la Unidad de Cirugía Bariátrica de HLA Los Naranjos de Huelva, quien recuerda que la obesidad está íntimamente relacionada con el desarrollo de diabetes tipo 2, ya que "más del 90 por ciento de las personas que sufren esta patología tienen sobrepeso o son obesas".

En los últimos años, la cirugía bariátrica está adquiriendo un papel fundamental en el tratamiento de esta enfermedad, junto a los ya tradicionales como la dieta, la insulina y otros fármacos. Así lo ratifica la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), que afirma que el tratamiento quirúrgico de la diabetes del adulto, asociada a la obesidad, ofrece mayores ventajas que el tratamiento conservador.

El 'bypass' y la manga gástrica son las dos técnicas utilizadas en la cirugía bariátrica. Ambas son efectivas en el tratamiento y control de la diabetes tipo 2. La elección de la técnica depende de varios factores, como la presencia de enfermedad por reflujo gastroesofágico y el esófago de Barret, las cuales son contraindicaciones para realizar una manga gástrica. En estos casos, se realiza un 'bypass' que, además, puede inducir una mejoría del reflujo hasta en un 70 por ciento de los casos.

Por otro lado, la manga gástrica es más aconsejable en adolescentes, en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y cirugía abdominal previa, así como para pacientes con alto riesgo quirúrgico por super obesidad mórbida.

La mejoría o remisión de la diabetes tipo 2 está directamente relacionada con la disminución de peso alcanzada por los pacientes diabéticos y con obesidad mórbida. Sin embargo, no toda la mejoría se debe a la pérdida de peso ya que, en ocasiones, la necesidad de tratamiento farmacológico de la diabetes tipo 2 desaparece a las pocas horas o días tras la cirugía, antes de que se haya obtenido una pérdida de peso significativa.

"Estas circunstancias sugieren que cambios en el entorno hormonal intestinal (especialmente incretinas), después de la cirugía bariátrica, podrían desempeñar un papel importante en el mecanismo de resolución de esta patología", explica el especialista de HLA Los Naranjos.

Además de la diabetes tipo 2, existen un número importante de enfermedades relacionadas con la obesidad que pueden evitarse con la cirugía bariátrica, como el síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), hipertensión arterial (HTA), enfermedades cardiacas, dislipemias y alteraciones osteomusculares, entre otras.

Según explican, los porcentajes de remisión van desde el 83 por ciento en el caso de la diabetes tipo 2, el 79 por ciento en el caso de la hipertensión arterial y el 66 por ciento en los casos de apnea.

Asimsimo, recuerda que la cirugía bariátrica debe ser siempre recomendada por un endocrinólogo que, tras intentar múltiples tratamientos médicos, no logra un control óptimo de los índices glucémicos. Actualmente está indicada en pacientes con un IMC de 30-35 con mal control glucémico, a pesar del tratamiento médico prescrito por su endocrinólogo.