Publicado 13/04/2021 12:22CET

La cirugía de afirmación de género, con información y seguimiento, mejora la salud psíquica y social del paciente trans

Archivo - Transgénero
Archivo - Transgénero - TUMISU/PIXABAY - Archivo

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La cirugía de afirmación de género, con información y seguimiento, "mejora la salud psíquica y social de los pacientes transgénero", señala el doctor Ivan Mañero, miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) especializado en estas intervenciones.

Entre un 0,5 y un 1,3% de la población se identifica como transgénero. Es decir, son personas cuya identidad de género, expresión de género o conducta no se ajusta a aquella generalmente asociada con el sexo que se les asignó al nacer, según la definición de la American Psychological Association. Esta prevalencia es mayor entre los adolescentes (entre un 1,2 y un 4,1%) y "ha aumentado en la última década y se estima que seguirá creciendo, debido a una mayor visibilización y una mayor aceptación familiar desde edades muy tempranas, que permiten a estas personas, ya desde muy jóvenes, mostrar quiénes son".

En la infancia y adolescencia es más frecuente ver personas transgénero de mujer a hombre, mientras que en la edad adulta la relación se invierte. Con independencia del género con el que se identifiquen, "existen personas transgénero que aceptan sus genitales y viven de manera plena sin tener que pasar por ningún tipo de cirugía genital", explica Mañero. Otras, en cambio, "acuden a un cirujano plástico para someterse a una afirmación de género porque sienten la necesidad de adecuar su genitalidad".

Entre estos últimos se incluyen tanto pacientes jóvenes que "a pesar de haber tenido una plena aceptación familiar y haber pasado en su mayoría por un tratamiento endocrino, necesitan realizar este tipo de cirugía para paliar el nivel de sufrimiento que les provoca tener una genitalidad diferente a la esperada" como personas de mediana edad que "ahora encuentran una sociedad en la que la transexualidad se vive con mayor naturalidad y deciden dar el paso".

Tanto en uno como en otro caso, añade, "la cirugía de afirmación de género no suele tener complicaciones graves". Si se cumplen unas premisas como que "el paciente tenga expectativas reales, conozca los beneficios y riesgos y se comprometa a hacer un cumplimiento terapéutico y un seguimiento médico correcto, numerosos estudios han demostrado que esta cirugía mejora la salud en general, tanto a nivel psíquico como social, así como la calidad de vida de los pacientes transgénero", apunta.

Por este motivo, "cada vez es mayor el interés y aceptación social de la población y las autoridades, así como la dedicación de los profesionales sanitarios que atienden a estos pacientes de forma inclusiva mediante affirming gender care. Todo esto está haciendo que esta subespecialidad de la cirugía plástica -la cirugía de afirmación de género- esté experimentando un auge y un impulso muy importante para su avance científico- médico y su mejor accesibilidad a un mayor porcentaje de población", señala el especialista.

Estas intervenciones deben ser abordadas por "un equipo de enfoque multidisciplinar de género, que es fundamental para asegurar el éxito de una relación médico-paciente empática, profesional y positiva que consiga unos resultados medico-quirúrgicos satisfactorios y eficientes a largo plazo", considera el especialista, que recuerda que en este enfoque participan desde los médicos y pediatras de Atención Primaria o los psicólogos clínicos que realizan la evaluación inicial hasta una gran variedad de especialistas y, con una especial relevancia, los cirujanos plásticos, reparadores y estéticos.