Los centros privados participan en el 48,5% de los ensayos clínicos, frente al 36,4% de hace 10 años,dice Farmaindustria

Publicado 04/04/2019 18:55:42CET
IDIS

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El porcentaje de ensayos clínicos en España que cuentan con la participación de algún centro privado asciende ya al 48,5 por ciento, frente al 36,4 por ciento de hace una década, según ha resaltado el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, durante la jornada 'Hacia la excelencia en la innovación biomédica, organizada, entre otros, por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) en el Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid.

Durante su intervención, el secretario general de Fundación IDIS, Adolfo Fernández-Valmayor, ha apostado por avanzar en esta línea que marcan los ensayos clínicos en España, donde centros públicos y privados colaboran. "Ante un escenario tan exigente y complejo, solo cabe diseñar políticas que favorezcan la generación de escenarios estables, predecibles y colaborativos a largo plazo. Asimismo, es imprescindible contar con seguridad fiscal y jurídica que favorezca la confianza de aquellos operadores que mediante sus inversiones hacen posible que nuestro país sea un polo de atracción de recursos", ha comentado.

Así, ha asegurado que facilitar las inversiones de las compañías farmacéuticas y biofarmacéuticas multinacionales y de las empresas de tecnología sanitaria ha de ser "uno de los grandes objetivos y uno de los grandes retos para España", pues esta industria ha superado los 1.147 millones de euros de inversión en 2017, lo que supone el 47 por ciento correspondiente a contratos con universidades y otros centros de investigación públicos y privados. Esto representa más del 20 por ciento de toda la I+D industrial en España.

Por su parte, el presidente de la Fundación IDIS, Luis Mayero, ha asegurado durante el acto de clausura que en materia de innovación es "importante poner la vista en el medio y largo plazo, ya que no hay mayor eficiencia que la demostrada por innovaciones médicas y tecnológicas que salvan vidas o mejoran sustancialmente la calidad de vida y el bienestar de los pacientes". "La innovación es la llave del futuro. La apuesta por ella ha de ser decidida, contemplando el trabajo colaborativo de los todos los agentes implicados", ha añadido.

Misma opinión ha compartido el presidente de ASEBIO, Jordi Martí, quien considera que "ha llegado el momento" de poner la I+D y la innovación "en el centro del debate público". Para ello, cree que resulta "absolutamente necesario que la población general entienda y valore el impacto de la innovación en su vida".
"Hoy en día vivimos 30 años más que hace un siglo, hemos conseguido cambiar el devenir de múltiples enfermedades graves y la mortalidad por cáncer ha bajado un 20% en las últimas dos décadas. Por todo lo anterior, es fundamental que apostemos por políticas impulsoras de la I+D y la innovación con una visión a largo plazo desacoplada de los ciclos políticos y económicos; un marco de incentivos adecuado de protección de la propiedad industrial y de promoción de la inversión; e impulsemos la colaboración público-privada", ha instado.

En este contexto, la secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), Margarita Alfonsel, ha recordado que la tecnología es clave en la innovación. "La nueva oleada de disrupción tecnológica viene a definir un nuevo concepto de salud inteligente o 'smart health' que va a ayudar a cambiar el modelo de atención y de cómo las soluciones tecnológicas van a mejorar la forma de prestar los servicios de salud, de manera más rápida, más personalizada, con mejores resultados en salud y, esperamos que, ofreciendo una mayor y mejor calidad de vida", ha asegurado.