Los recortes sanitarios destruyeron el 7% de los empleos en la concertada

Actualizado 21/06/2012 16:49:54 CET

BARCELONA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los recortes sanitarios cercanos a los 1.000 millones de euros aplicados en Cataluña a lo largo del año pasado han destruido el 7% de los recursos humanos de los que disponía la sanidad concertada en 2010, según ha asegurado este jueves en el Parlament la directora general de la patronal Unió Catalana de Hospitales, Helena Ris.

Paralelamente, y tomando como referencia el año 2008, las retribuciones han experimentado una disminución de entre el 15% y el 25%, en función de la tipología profesional, ha asegurado.

Las tres patronales catalanas --La Unió, Consorcio de Salud y Social de Catalunya (CSC) y Asociación Catalana de Establecimientos Sanitarios (Aces)--, han comparecido en la comisión de salud para posicionarse sobre los ajustes sanitarios, en una intervención en la que, pese a celebrar el éxito del modelo sanitario catalán, han advertido que no es posible afrontar nuevos recortes.

La Generalitat anunció en marzo de 2011 que reduciría en cerca del 7% la cantidad de actividad contratada por el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) --entidad aseguradora de la sanidad pública--, además de un descenso del 3,21% de tarifas, lo que la sanidad concertada ha precisado que sólo pudo asumir reordenando guardias, cerrando camas y quirófanos por la tarde y reduciendo el sueldo de los profesionales.

Asimismo, han coincidido en señalar que no ha habido una afectación en los indicadores de calidad, si bien han corroborado el aumento de las listas de espera que el Govern ya cifró en un 43%.

El director general del CSC, Ramon Cunillera, ha lamentado también la "debilidad jurídica" con la que el Gobierno decretó en 2010 el recorte del 5% en el sueldo de los funcionarios, ya que aunque los hospitales concertados también lo aplicaron sobre su personal, algunas sentencias jurídicas han considerado ilegal que se incumplieran convenios colectivos.

"Nunca habíamos vivido una experiencia como la del año pasado", ha precisado Cunillera, que ha calificado de muy dura, además de agradecer el esfuerzo realizado por los profesionales para cubrir la falta de sustituciones y la disminución de las plantillas.

En todo caso, ha mostrado su confianza en que después de haber cuadrado las cuentas el año pasado y vista la actividad de los primeros meses de 2012, las listas de espera no crecerán más, aunque ha dudado que se consiga reducirlas.

Preguntados por los parlamentarios acerca del decreto ley puesto en marcha por el Gobierno para aumentar el copago farmacéutico, han coincidido en señalar que la idea de ligar porcentaje de pago a la renta es positiva, aunque la "precipitación y falta de concreción" de la nueva norma, en palabras de Cunillera, puede traer problemas.

El director general de Aces, Lluís Monset, por su parte, y que representa a la patronal con más presencia del sector privado, ha criticado que el sistema ya daba señales de agotamiento, ha pedido hablar de ajustes en lugar de recortes, y ha asegurado que es necesario emprender una "reforma sanitaria a fondo" para hacer el modelo sostenible.