Hospitales, geriátricos y residencias concertadas empiezan a cobrar los pagos retrasados

Actualizado 09/10/2012 21:08:35 CET
EUROPA PRESS

Las escuelas esperan cobrar este miércoles y el sector pide no ser arma de confrontación

BARCELONA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sector sanitario concertado, así como el de geriátricos, residencias y servicios sociales han empezado a cobrar este martes los pagos retrasados que debían recibir a final del mes de septiembre, según han confirmado a Europa Press fuentes de la patronal sanitaria y social.

Tras recibir este martes el importe de 568 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que esperaba para afrontar pagos de septiembre, los citados grupos están empezando a recibir los importes de la factura, algo que también se generalizará en el caso de escuelas y farmacias entre este martes y miércoles.

Un 10% de las 3.050 farmacias catalanas, que todavía no tienen constancia del ingreso, se han quedado sin crédito bancario por culpa del retraso del pago de 99 millones del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).

El sector manifiesta preocupación teniendo en cuenta que hasta octubre del año pasado, las farmacias cobraban con dos meses de retraso, y desde la citada fecha el pago se efectúa a tres meses, lo que obligó a las boticas a pedir individualmente créditos bancarios para afrontar el nuevo retraso.

También en el sector sanitario dos hospitales de La Seu d'Urgell (Lleida) y Puigcerdà (Girona) no han podido abonar el 100% de la nómina de sus empleados, aunque el primero ha podido avanzar el 25% del total.

Residencias de discapacitados y geriátricos concertados también han empezado a recibir los pagos corrientes este martes, aunque siguen esperando el ingreso de más de 70 millones de euros correspondientes a julio, han confirmado a Europa Press las patronales del sector.

La Confederación de empresarios del tercer sector social, que agrupa 800 organizaciones, ha alertado de que los impagos y las deudas de la Generalitat "están poniendo en riesgo el sector no lucrativo de servicio de atención a las personas", por lo que ha pedido que se priorice este colectivo a la hora de pagar los conciertos.

COHESIÓN SOCIAL "EN RIESGO"

La patronal Acra también ha lamentado que se esté "poniendo en riesgo la cohesión social al dejar desatendidos a los colectivos más vulnerables", y ha recordado que la administración pública tiene la responsabilidad de garantizar el funcionamiento de los servicios sociales.

La Generalitat comunicó el pasado viernes a las entidades sociales que probablemente no podría efectuar la totalidad de los pagos de los conciertos de septiembre a tiempo, aunque sí pudo ingresar 36 de los 70 millones que transfiere mensualmente.

Los 34 millones restantes se han empezado a ingresar este martes, tras recibir el FLA, aunque la Taula del Tercer Sector ha alertado de que posiblemente la Generalitat no pague la totalidad de los conciertos hasta este miércoles.

ESCUELAS

Desde la patronal Fundació Escola Cristiana de Catalunya (FECC) esperan cobrar a partir de este miércoles con normalidad, ya que, en declaraciones a Europa Press, el secretario general adjunto, Carles Armengol, ha explicado que la Generalitat les avisó el pasado viernes de que cobrarían este martes y que, si todo sigue su curso, ya habrá ordenado bancariamente las transferencias.

Armengol ha cuantificado en 9 millones el dinero que la Generalitat adeuda a las escuelas concertadas, un gasto menor al de otros sectores, ya que solamente corresponde a gastos de suministro y a las nóminas del personal no docente --conserjes, servicio de limpieza y administrativos--.

Ha apuntado que la enseñanza es la parte menos afectada de estos retrasos en los pagos, ya que su cuantía respecto a hospitales y residencias es mucho menor.

De hecho, ha asegurado no tener constancia de ningún centro que haya dejado de pagar nóminas al personal no docente, y que en todo caso, puede haber dado lugar a pagos algo fraccionados, aunque ello tampoco le consta.

Sin embargo, ha dicho que la mayoría de centros se ven obligados a mantener líneas de crédito por este tipo de impagos, que se suman a "otros problemas".