Actualizado 05/10/2012 18:49:37 +00:00 CET

Las farmacias lamentan su "triple asfixia" tras un nuevo retraso en el pago de 99 millones

Jordi de Dalmases
EUROPA PRESS

La patronal amaga con reclamar judicialmente los intereses de los retrasos

BARCELONA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los farmacéuticos catalanes han lamentado la "triple asfixia" que padecen, después de que se haya conocido que no cobrarán a tiempo los 99 millones de euros que deberían haber ingresado este viernes por parte de la Generalitat.

En declaraciones a Europa Press, el presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Catalunya, Jordi de Dalmases, ha recordado que las boticas ya cobraban las medicinas 80 días después de dispensarlas, por lo que el nuevo retraso complica todavía más una situación en la que el 12% de farmacias ya no tienen ninguna capacidad crediticia para subsistir.

Las cerca de 3.000 farmacias catalanas debían recibir este viernes los pagos correspondientes a la factura de julio, una cantidad a la que deben sumarse otros 90 millones correspondientes a agosto, fruto del retraso adicional de treinta días con el que empezaron a cobrar ahora hace un año.

Por ello, y teniendo en cuenta que las farmacias han hecho un "esfuerzo increíble" para cobrar el euro por receta y el nuevo copago farmacéutico, De Dalmases ha detallado que la triple asfixia es económica --desde el inicio de la crisis y como resultado de los sucesivos decretos la facturación ha caído entre el 30% y el 40%--, financiera y de trabajo.

El presidente de los farmacéuticos ha detallado que la "desesperación" incluye también no saber cuándo van a cobrar --nadie se lo ha dicho--, a pesar de que él mismo le ha pedido a las boticas su colaboración para aplicar las leyes de Gobierno y Generalitat, y que hacen que desde este mes tengan que recordarle a la población el dinero que deben como resultado de la aplicación a plazos en Catalunya del nuevo copago de medicamentos.

RECURSO JUDICIAL

Por otro lado, la patronal Federación de Asociaciones de Farmacias de Catalunya (Fefac), que representa a cerca de la mitad de las boticas, ha añadido en un comunicado que se reserva el derecho de reclamar judicialmente al Govern los intereses derivados del retraso en el pago de las facturas.

De hecho, los retrasos actuales obligan a los farmacéuticos catalanes a pagar unos 9 millones de euros anuales, ha asegurado a la Fefac, que ha añadido que los nuevos retrasos elevan el riesgo de que algunos establecimientos puedan ver comprometido el suministro de algunas medicinas.

Adicionalmente, ha pedido "responsabilidad" a la clase política porque ya había advertido de que el presupuesto para las farmacias se agotaría en agosto y no se han tomado las medidas oportunas para evitarlo, en un contexto en el que estudiarán nuevas medidas de presión colectiva.