Casi uno de cada cinco españoles usa pseudoterapias y más de un 6% ve más riesgos que beneficios en las vacunas

Pedro Duque inaugura un seminario sobre Inteligencia Artificial
Marta Fernández Jara - Europa Press
Actualizado 22/11/2018 15:00:29 CET

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 19,6% de los españoles ha utilizado alguna vez tratamientos como la homeopatía o la acupuntura y un 5,2% ha utilizado este tipo de pseudoterapias en sustitución de la medicina convencional, mientras que el 14,4% como tratamiento complementario.

En cuanto al nivel de confianza hacia estas prácticas, un 32,8% confía mucho o bastante en la acupuntura; un 25,4% en la homeopatía; y un 16,3% en el Reiki.

Además, un 6,4% de la población cree que los riesgos de las vacunas infantiles superan a los beneficios que estas tienen y un 3,3% cree que su utilidad para la salud y el bienestar es poca o ninguna.

Así se desprende de la IX Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología, que elabora cada dos años la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, y que ha sido presentada este jueves por el ministro Pedro Duque y la directora de la entidad, Paloma Domingo.

Fue en la anterior Encuesta cuando se introdujeron preguntas acerca de las pseudoterapias, revelando que más de la mitad de los españoles confiaba en este tipo de prácticas. Precisamente, el ministro Pedro Duque y la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, presentaron hace unas semanas un Plan para combatir las pseudoterapias, las cuales "se ha demostrado fehacientemente que no funcionan", según el ministro.

Según el informe de la FECYT --realizada a partir de 5.200 entrevistas--, los usuarios de estas prácticas no las perciben como alejadas de la ciencia, al contrario, en muchos casos las confunden con prácticas científicas. Así, el 23,3% de la población cree que la acupuntura tiene carácter científico, observándose cifras similares en el caso de la homeopatía (21,6%).

CASI UN 20% NO LEE LOS PROSPECTOS DE MEDICAMENTOS

Además, cerca de uno de cada diez españoles no sabe identificar el carácter científico de las vacunas o la quimioterapia, lo que pone de relieve que los datos de la FECYT reflejan un "alto nivel de confusión" entre la sociedad española sobre qué prácticas tiene o no evidencia científica.

Igualmente, el documento indica que un 19,1% no lee los prospectos de los medicamentos o no consulta al médico para seguir una dieta (18,7%), unos comportamientos que Duque ha calificado de "preocupantes".

Ante estos datos, Duque ha insistido en la importancia del Plan presentado hace unas semanas junto a Sanidad. "Informar correctamente con respeto a las creencias de cada uno, pero con presentación de datos reales y fehacientes, sí puede tener un efecto con medios adecuados y personas adecuadas", ha apuntado.

Durante la presentación, se han dado más detalles sobre los planes del Gobierno a incluir en este Plan. Según ha comentado Paloma Domingo, se pretende lanzar campañas a través de distintos medios, como por ejemplo la televisión o incluso Internet, especialmente las redes sociales, dado que estas son las principales fuentes de información de los españoles para informarse sobre ciencia y tecnología (75,7% y 63,4%, respectivamente). En este sentido, no se descarta "combinar" ambas fuentes de información, según ha apuntado Duque. En su opinión, resulta "necesario" que la televisión cuente con más contenidos dedicados a la ciencia.

La misma FECYT se sumará al Plan contra las Pseudoterapias del Gobierno a través de su Programa de Cultura Científica a partir de principios de 2019. En concreto, se encargará de realizar estudios de evaluación sobre las evidencias científicas de las pseudociencias y sobre las razones por las que los ciudadanos confían en estas prácticas.

También se llevarán a cabo "acciones de divulgación del pensamiento crítico y contra los bulos y desinformación científica" a través de convocatorias de subvenciones para agentes del sistema y divulgadores científicos, y se reforzará la red de Unidades de Cultura Científica de las universidades y centros de investigación, entre otros.

LA MAYORÍA NO CONFÍA EN LA ENERGÍA NUCLEAR

El estudio también pone de manifiesto el interés espontáneo que tiente la población por la ciencia y la tecnología, temas mencionados como de interés informativo por un 16,3% de los ciudadanos.

Respecto a la imagen que los ciudadanos tienen sobre la profesión científica, un 53,7% afirma que la profesión de investigador está mal remunerada económicamente y un 58,1% dice que carece de reconocimiento social, aunque la profesión científica es de las mejor valoradas, junto a médicos y profesores.

Aunque en general, la sociedad española posee una alta valoración de la ciencia (60,9%), algunas aplicaciones son consideradas más perjudiciales que beneficiosas: el 67,4% cree que la energía nuclear tiene mucho o bastante riesgo, al igual que un 40,5% piensa lo mismo del fracking. Además, las cifras aumentan al 45,9% de los encuestados cuando se trata de la robotización del trabajo, mientras que el 38,4% aprecia mucho o bastante riesgo en la Inteligencia Artificial.

Del mismo modo, un 40,6% considera que el nivel de educación tecno-científica que ha recibido es bajo o muy bajo y el 51,2% asegura tener dificultades para comprender la ciencia --porcentaje que aumenta al 75% si se trata de personas con estudios primarios--, pese a que un 56,9% considera importante saber sobre ciencia y tecnología en su vida cotidiana.