Publicado 11/02/2022 14:24

Cardiólogos elogian el papel de la tecnología en el abordaje de las cardiopatías:" Sin ella no podríamos trabajar"

Alrededor de 120.000 personas sufren algún tipo de cardiopatía congénita en España, una dolencia con esperanza gracias al desarrollo de tecnologías para mejorar la vida de las personas afectadas.
Alrededor de 120.000 personas sufren algún tipo de cardiopatía congénita en España, una dolencia con esperanza gracias al desarrollo de tecnologías para mejorar la vida de las personas afectadas. - FUNDACIÓN TELEFÓNICA

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

Expertos en Cardiología, reunidos en un encuentro organizado este viernes la Fundación Telefónica y la Fundación Carme Chacón en Madrid, han elogiado el papel relevante que la tecnología ha desempeñado en el abordaje de las enfermedades, especialmente en el ámbito de las cardiopatías congénitas porque "sin ella no se podría trabajar"; y remarcado la importancia del trabajo en red para lograr más información y mayores avances en menos tiempo.

La charla, que se ha celebrado bajo el título 'Ciencia y Tecnología para el corazón', ha reunido al director del Centro Internacional del Corazón en Barcelona y presidente del Comité Científico de la Fundación Carme Chacón, Raúl Abella; la cardióloga pediátrica representante de la 'start up' IDOVEN, María de la Parte; Gonzalo Pizarro, del Centro Nacional Investigaciones Cardiovasculares y coordinador del ICTS del Ministerio de Economía y Competitividad; Sergio Fernández García, responsable Desarrollo de Negocio eHealth de Telefonica; y la directora general de Salud Pública del Gobierno de España, Pilar Aparicio.

La enfermedad congénita, según Raúl Abella, tiene la característica principal de aparecer en un período pronto, ya que durante el embarazo se puede observar la patología. Así pues, el 30 por ciento de los niños que nacen con esta característica, necesitan de una cirugía en el primer mes de vida lo que es "técnicamente muy grave", sin embargo, ha reafirmado que, en la actualidad, todas las cardiopatías se pueden tratar.

Esta enfermedad, tal y como ha detallado el experto, tenía una mortalidad cercana al 50 por ciento hace 40 años y ahora ha descendido hasta el tres por ciento. "Lo primero que tenemos que reconocer es que es un problema grave pero gracias a los servicios sanitarios y a la ciencia el niño tiene muchas posibilidades de salvarse. Después hay que intentar que tenga una baja morbilidad", ha subrayado.

En España se estima que alrededor de 120.000 personas sufren algún tipo de cardiopatía congénita y en el mundo por esta enfermedad mueren casi 600 niños al día, tal y como ha apuntado Raúl Abella, que ha denominado este problema como "pandemia silente" que, como ha explicado, "es tan común que se olvida que existe".

"La sociedad civil tiene que ser consciente de la importancia de la salud de un niño y de que esta epidemia silente tiene que visibilizarse para aumentar la sensibilización", ha valorado.

En este sentido, Pilar Aparicio ha defendido el trabajo que se realiza desde el Ministerio de Sanidad, concretamente ha señalado la Estrategia de Promoción y Prevención de la Salud, la cual contiene un apartado para la salud cardiovascular, que próximamente se aprobará por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

"Con esta estrategia pretendemos trabajar sobre la importancia de la prevención, la promoción de la salud, el diagnóstico precoz. Además de contar con las mejores herramientas diagnósticas y los mejores tratamientos para la rehabilitación de los pacientes y mantener una buena calidad de vida, a la vez que continuar con un seguimiento adecuado", ha expuesto.

Por su parte, María de la Parte ha explicado los proyectos que realiza Idoven que, a través de Inteligencia Artificial (IA) es capaz de prevenir en remoto hasta 84 patologías cardiacas monitorizando los latidos con un dispositivo no invasivo. "Estamos aplicando algoritmos para detectar de forma temprana los problemas cardiacos y esa tecnología, unida al conocimiento científico, es lo que aporta un sentido clínico y médico del proceso", ha asegurado.

PREVENCIÓN

Una de las conclusiones principales de la jornada ha sido la necesidad de ayudar en la prevención de los infartos y otros problemas cardiacos. En esta línea, María de la Parte ha explicado la función de Idoven que, a través de la Inteligencia Artificial (IA) es capaz de prevenir en remoto hasta 84 patologías cardiacas monitorizando los latidos con un dispositivo no invasivo.

"Estamos aplicando algoritmos para detectar de forma temprana los problemas cardiacos y esa tecnología, unida al conocimiento científico, es lo que aporta un sentido clínico y médico del proceso", ha confesado.

Al respecto, Gonzalo Pizarro ha trasladado un mensaje positivo sobre el trabajo que se realiza desde España en esta materia y ha puesto de ejemplo el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), que en 2020 consiguió ser el segundo centro especializado del mundo en publicaciones cardiovasculares.

"Estamos trabajando todos los días para seguir mejorando. El
avance en investigación cardiovascular está siendo inmenso. La tecnología nos está permitiendo detectar cosas que no se ven, pero están ahí, por eso es primordial seguir invirtiendo en ciencia y en promoción de la salud, y no centrarse únicamente en la enfermedad", ha precisado.

Otro de los ejemplos de aplicación de la tecnología en la salud es la unidad de eHealth de Telefónica, un servicio de atención sanitaria en remoto de pacientes crónicos, de forma complementaria o sustitutiva a la atención presencial, que facilita su control y seguimiento. El servicio está alojado en la nube y representa un modelo de atención extremo a extremo, asegurando un servicio completo.

"Si se aúna tecnología con los profesionales médicos el resultado es formidable. La tecnología aplicada a la salud salva vidas, reduce listas de espera e ingresos hospitalarios y permite comenzar los tratamientos desde el primer síntoma", ha afirmado.