Publicado 03/03/2022 11:52

Cardiólogos destaca el uso de técnicas de imagen en el diagnóstico de la COVID persistente

Archivo - Corazón, covid
Archivo - Corazón, covid - EWG3D/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Imagen Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) celebra estos días su congreso anual, repasando las últimas novedades en las diferentes técnicas de imagen cardiaca que han permitido mejorar el estudio no invasivo de las patologías cardiológicas, pero además han ayudado a establecer un diagnóstico diferencial entre la COVID persistente y la insuficiencia cardiaca, entidades que se presentan con una sintomatología similar.

La doctora Nieves Romero Rodríguez, cardióloga del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, ha destacado que ha incrementado el número de pacientes remitidos a las consultas de cardiología por la presencia de esa sintomatología. La COVID persistente "se refiere a la presencia de síntomas más allá de cuatro semanas tras el inicio de la fase aguda de la infección por coronavirus". Y entre los más frecuentes destacan el cansancio, dificultad respiratoria o falta de aire ante un esfuerzo, palpitaciones, tos seca, anosmia (pérdida del sentido del olfato) persistente y dificultad de concentración.

Mientras, la insuficiencia cardiaca es "un síndrome clínico causado por una cardiopatía estructural o funcional que conlleva el mal funcionamiento del corazón como bomba". Entre sus síntomas típicos se encuentran la sensación de falta de aire, fatiga, reducción de la capacidad de ejercicio y falta de capacidad de concentración, además de otros como pueden ser la aparición de edemas en pies y piernas.

¿CÓMO DIFERENCIAR ENTONCES ENTRE UNA Y OTRA?

Afortunadamente, la vacunación extensa en la población ha disminuido mucho la incidencia de la COVID persistente. "Mientras que en los casos prevacunación hasta un 25% presentaba síntomas, aunque fueran leves, en al menos los seis meses siguientes, la incidencia actual ha disminuido mucho y se centra sobre todo en los pacientes ingresados por fallo vacunal o asociados a otra patología, además de en aquellos que han rechazado la vacunación", explica la doctora Romero.

No obstante, los especialistas en cardiología encuentran algunas dificultades en el diagnóstico y manejo de la COVID persistente. Principalmente, por la falta de información sobre lo acontecido en la fase aguda, porque el paciente no llegó a ingresar o bien por la falta de estudios durante esa fase

Por esto, las pruebas de imagen "son el principal aliado de los cardiólogos" para determinar si hay daño cardiaco real que precise seguimiento y tratamiento específico -como ocurre en los casos de insuficiencia cardiaca- frente al síndrome global que "parece tener mejor pronóstico a largo plazo, cuando las pruebas de imagen son normales".