Actualizado 03/03/2011 18:32 CET

El Banco de sangre de Cantabria conservará una muestra de todas las donaciones un mínimo de cinco años

 Unidad Móvil Para Donar Sangre
EP/AYTO-ANTIGUA

El Sistema de Hemovigilancia, cuya creación ha aprobado el Gobierno, completará la red de hemovigilancia implantada hace años

SANTANDER, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Banco de sangre de Cantabria deberá conservar una muestra de suero o plasma de todos los donantes de sangre por un período mínimo de cinco años, según establece el decreto que ha aprobado este jueves el Gobierno y por el que se crea el Sistema de Hemovigilancia de Cantabria.

Dicho sistema está dirigido a garantizar el seguimiento de la extracción, la verificación, el tratamiento, el almacenaje, la conformidad, la transfusión y la distribución de sangre y sus componentes en la comunidad autónoma.

Según ha explicado la Consejería de Sanidad, Con este fin, este Sistema de Hemovigilancia está integrado por todos los centros y servicios de transfusión hospitalarios, tanto públicos como privados, y por el Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria.

Con la aprobación de este decreto y su cumplimiento se completa la red de hemovigilancia implantada hace años y se adecua su estructura y contenido a los requisitos emanados de la normativa europea.

DECLARACIÓN OBLIGATORIA

Para garantizar la calidad y seguridad de los componentes sanguíneos, está prevista la declaración obligatoria por parte de los facultativos de cualquier efecto adverso grave relacionado con la extracción, estudio, tratamiento, almacenamiento y distribución de la sangre.

También se recoge como declaración obligatoria cualquier reacción adversa grave vinculada al proceso de transfusión y que pueda ocasionar, tanto a corto como a largo plazo, un riesgo vital para los pacientes.

El decreto prevé la creación de una Comisión de Hemovigilancia, adscrita a la Dirección General de Ordenación, Inspección y Atención Sanitaria, dependiente de la Consejería de Sanidad.

Además, se contempla la figura del coordinador autonómico del Sistema de Hemovigilancia. Entre sus funciones se incluyen dinamizar y supervisar el desarrollo del Sistema de Hemovigilancia, servir como interlocutor entre los bancos de sangre y las autoridades sanitarias, elaborar y ejecutar las conclusiones de la Comisión de Hemovigilancia, y colaborar en la formación e información del personal de los centros sanitarios implicado en las transfusiones.

REGISTRO DE HEMOVIGILANCIA

Los efectos y reacciones adversas serán recogidos en un Registro de Hemovigilancia. De esta forma, si se produce algún incidente relacionado con la donación o preparación de los componentes sanguíneos, esta situación se notificará al Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria y al coordinador autonómico del Sistema de Hemovigilancia.

Si el incidente está relacionado con la transfusión, se iniciará el correspondiente estudio, notificando sus conclusiones tanto al coordinador autonómico como al coordinador de la Red Nacional de Hemovigilancia.

El plazo de notificación no podrá exceder de 72 horas. Este plazo se reducirá en caso de contaminación bacteriana o infección viral, en aquellos incidentes en que se sospeche la posibilidad de transmisión de enfermedades infecciosas, y en aquellos casos que pudieran implicar a más receptores.