Publicado 23/07/2021 17:08CET

Los cánceres de vejiga avanzados responden a la inmunoterapia independientemente de la mutación

Archivo - Investigadores de Estados Unidos evidencian que el ántrax puede ser eficaz para tratar el cáncer de vejiga
Archivo - Investigadores de Estados Unidos evidencian que el ántrax puede ser eficaz para tratar el cáncer de vejiga - UNIVERSIDAD DE PURDUE / R. CLAUDIO AGUILAR

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) ha demostrado que los pacientes con cánceres de vejiga avanzados cuyos tumores tienen un gen FGFR3 mutado responden al tratamiento de inmunoterapia de forma similar a los pacientes sin esa mutación, un descubrimiento que va en contra de las suposiciones anteriores.

Aunque este cáncer es tratable cuando se diagnostica a tiempo, la tasa de supervivencia a cinco años es de aproximadamente el 6 por ciento en los casos avanzados en los que el cáncer se ha extendido a otras partes del cuerpo. Dentro de ese grupo de pacientes de baja supervivencia, alrededor del 15 por ciento de sus tumores tienen mutaciones en el gen FGFR3, lo que hace que el gen sea hiperactivo y contribuye a la alta mortalidad de la enfermedad.

"A pesar de que trabajos anteriores sugerían que los cánceres de vejiga con mutaciones en el FGFR3 no debían tratarse con inmunoterapia, nuestro estudio demuestra lo contrario, por lo que creemos que la inmunoterapia debería ofrecerse sin dudarlo", afirma el doctor William Y. Kim, autor correspondiente del estudio, que se ha publicado en la revista científica 'British Journal of Cancer'.

Los ensayos clínicos han demostrado que los cánceres de vejiga con mutaciones del FGFR3 tienen menos células inmunitarias, principalmente células T, que los cánceres sin la mutación. Dado que los tumores con niveles bajos de células inmunitarias tienden a responder mal a los bloqueos de los puntos de control inmunitarios, se ha planteado la hipótesis de que esos pacientes tendrían bajas tasas de respuesta a la inmunoterapia.

Para poner a prueba la hipótesis, estos investigadores diseñaron un estudio para comparar muestras de tejido tumoral y datos de ensayos clínicos de 17 pacientes con cáncer de vejiga con mutación en el FGFR3 con 86 pacientes cuyos tumores no tenían la mutación. Los investigadores descubrieron que los pacientes con mutaciones del FGFR3 respondían a la inmunoterapia igual de bien que los que no tenían las mutaciones.

A nivel celular, también encontraron diversidades equivalentes de receptores de células T y un equilibrio similar de señales de supresión y activación inmunitaria en los tumores con y sin mutaciones del FGFR3. Esta equivalencia, o equilibrio, indica una posibilidad similar de beneficiarse de la inmunoterapia.

Los investigadores esperan establecer un ensayo clínico para comprobar si los pacientes con alteraciones del FGFR3 se benefician más del erdafitinib o de la inmunoterapia.

"Nuestro estudio no descarta la posibilidad de que el erdafitinib haga sinergia con la inmunoterapia. En todo caso, el hecho de que los pacientes con alteración del FGFR3 se beneficien de la inmunoterapia argumenta que puede ser un enfoque razonable", remacha otro de los autores, William Weir.