Publicado 30/11/2021 11:26CET

Caen un 24% los diagnósticos de VIH en 2020 en Europa por las restricciones de la Covid-19

Archivo - Prueba para el autodiagnóstico del VIH
Archivo - Prueba para el autodiagnóstico del VIH - MYLAN - Archivo

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pasado año diagnosticaron 104.765 nuevas infecciones por VIH en 46 de los 53 países de la Región de Europa, muy lejos de los 137.000 de 2019, según el último informe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) y la Oficina Regional de la OMS para Europa, que cuantifica una caída del 24% en la tasa de casos de VIH recién diagnosticados entre 2019 y 2020.

El informe, publicado con motivo del Día Mundial del Sida, que se celebra este miércoles 1 de noviembre, muestra que esta caída se debe en gran parte a la reducción de las pruebas de VIH durante 2020 como resultado de las restricciones de COVID-19 y las interrupciones en los servicios.

"Esta situación es preocupante, dado que durante la última década han aumentado las nuevas infecciones por el VIH en la Región de Europa de la OMS y sugiere que el número de personas en la Región que viven con el VIH no diagnosticado está aumentando nuevamente", advierten.

La caída se ve igualmente reflejada en el dato de casos de países de la UE/ Espacio Económico Europeo (UE/EEE), que se cifra en 14.971 frente a los 25.000 del pasado 2019. En datos por habitantes, se producen a 11,8 infecciones recién diagnosticadas por 100.000 habitantes en general en la Región de Europa.

La gran mayoría de las personas recién diagnosticadas (81%) fueron diagnosticadas en el Este, el 15% fueron diagnosticadas en el Oeste y el 4% en el Centro. Las infecciones recién diagnosticadas en la Federación de Rusia contribuyeron al 57% de todos los casos en la Región de Europa de la OMS. La proporción de casos notificados en Ucrania fue del 15% en la Región.

La comisionada de Salud de la UE, Stella Kyriakides, dijo: "Antes del Día Mundial del SIDA, en medio de la pandemia de COVID-19, es importante reconocer el impacto de la crisis en los pacientes y los sistemas de salud. Está claro que debemos hacer más por las personas que viven con el VIH en lo que respecta a la calidad de vida relacionada con la salud. Gracias a los avances en el tratamiento, la esperanza de vida ha aumentado significativamente para las personas que viven con el VIH y la población con VIH es más grande que nunca. Esto incluye acercar los servicios de VIH a nuestras comunidades y adaptar las prestaciones de atención médica a las necesidades de los pacientes. También debemos invertir en nuevos enfoques de prevención, tratamiento y atención. Juntos, daremos prioridad a las necesidades de los pacientes y acabaremos con el estigma y la discriminación de tantas personas que viven con el VIH todos los días ".

"El 2020 fue un año clave para el VIH, cuando necesitábamos alcanzar los objetivos 90-90-90 de pruebas, tratamiento y supresión viral para estar en camino de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Si bien hemos visto una disminución en los casos en 2020, es probable que una proporción sustancial de esa disminución se deba a menos casos detectados temprano, dado que los servicios de pruebas del VIH se redujeron o no estuvieron disponibles durante una parte de 2020 debido a las medidas de COVID-19", afirma la directora del ECDC, la doctora Andrea Ammon.

En este contexto, se lamenta, "creo que es justo decir que la mayor parte de Europa no alcanzará los objetivos de 2030, a menos que abordemos algunas brechas importantes en la continuidad de la prevención, las pruebas y el tratamiento". A su juicio, en los próximos años habrá que monitorear de cerca las tendencias para asegurare que los contratiempos debidos a COVID-19 no hayan empeorado la situación del diagnóstico tardío del VIH.

"Además, necesitamos ampliar la prevención primaria en toda la Región, incluida la profilaxis previa a la exposición (PrEP), ampliar las pruebas y hacer que los tratamientos contra el VIH estén disponibles inmediatamente después del diagnóstico para la mayor cantidad de personas posible. Finalmente, hay un aspecto adicional que creo que se ha pasado por alto y que debe abordarse: realmente necesitamos mejorar nuestra comprensión del estigma del VIH", añade.

Por sus parte, el doctor Hans Henri P. Kluge, director regional de la OMS para Europa, ha recordado que, "con la atención del mundo centrada en la pandemia de COVID-19, "no podemos olvidar otro virus mortal que ha devastado vidas y comunidades durante casi 40 años".

"A medida que continuamos abordando la pandemia de COVID-19, debemos retomar el rumbo en nuestra lucha contra el VIH/SIDA. Todavía hay demasiada estigmatización, discriminación y desinformación en torno a este virus, con enormes disparidades en los diagnósticos y tratamientos dentro de la Región de Europa. Juntos, podemos acabar con el sida para 2030", advierte Kluge.

MÚLTIPLES SERVICIOS DE VIH AFECTADOS POR COVID-19

Los datos preliminares del ECDC muestran que el COVID-19 está afectando varios tipos de servicios para el VIH a lo largo de la continuidad de la atención del VIH, desde el alcance de la prevención y la provisión de PrEP hasta los programas de atención, tratamiento y pruebas del VIH en la clínica y la comunidad.

Los hallazgos del informe muestran claramente que la pandemia del VIH no ha terminado. Si bien se han logrado avances, las metas globales para 2020 no se cumplieron y existe un peligro real de que tampoco se logren las metas para 2030.

El modo de transmisión varía en la Región, siendo la transmisión sexual entre hombres el modo más común en la UE/EEE, mientras que la transmisión heterosexual y el consumo de drogas inyectables fueron los principales modos de transmisión notificados en la parte oriental de la Región de Europa.

Algunos grupos y poblaciones importantes, incluidos los niños y los hombres, no están siendo suficientemente alcanzados por los servicios de atención, prevención y pruebas del VIH. Estas desigualdades se han agravado aún más por las complicaciones causadas por la pandemia de COVID-19.

Los países deben centrarse en servicios de prueba y prevención fáciles de usar, con un enfoque en llegar a las poblaciones clave. Estos podrían ser notificación asistida a la pareja, PrEP, pruebas de VIH realizadas por proveedores no profesionales capacitados y autopruebas de acuerdo con la orientación del ECDC y las recomendaciones de la OMS.

En el Día Mundial del SIDA 2021, la OMS hace un llamado a los líderes y ciudadanos mundiales para que se unan para enfrentar las desigualdades y llegar a las personas que quedan atrás para superar las crecientes disparidades en el acceso a los servicios esenciales para el VIH.