Publicado 08/10/2020 08:14CET

Beneficios de la logopedia para las personas con autismo

Autismo, pictogramas, enseñanza, aprender palabras con imágenes
Autismo, pictogramas, enseñanza, aprender palabras con imágenes - GETTY - Archivo

   MADRID, 8 Oct. (EDIZIONES) -

   Existe gran diversidad en las personas con Trastorno del Espectro Autista o TEA, pero todas comparten, por definición, y es uno de los criterios para su diagnóstico, dificultades para la comunicación y la relación social.

   "El lenguaje no es sólo la base de la comunicación. Nuestras emociones, intereses, relaciones, aprendizaje, lo personal, familiar, académico, laboral, social está condicionado por nuestras habilidades lingüísticas y comunicativas", advierte Sandra Vico Sola, vicepresidenta del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid, en una entrevista con Infosalus.

    Por eso, explica que, dado que las logopedas son las profesionales especialistas en el lenguaje y en la comunicación, su papel es "fundamental" a la hora de mejorar la calidad de vida de las personas con TEA y de sus familias en todas las etapas de la vida.

   Según indica la también directora de Ábaco Logopedia, las dificultades para expresar y comprender lo que pasa a su alrededor influyen en el desarrollo de las personas con TEA, el no poder expresar lo que les pasa, lo que sienten o lo que necesitan, o el no entender lo que les dicen o lo que está pasando dice que les genera mucha frustración y enfado.

   "Aunque es una faceta de nuestro trabajo más desconocida, las logopedas también intervenimos en las funciones orales no verbales, alrededor del 90 % de las personas con TEA tienen desórdenes en su alimentación y las logopedas podemos ayudarles", afirma, al tiempo que precisa que, junto con otros profesionales pueden reducir las consecuencias de las alteraciones en la sensibilidad oral y conseguir una nutrición adecuada.

    A su vez, resalta que el diagnóstico precoz, una buena evaluación que determine las características y necesidades, marque los objetivos de la intervención a corto, medio y largo plazo son fundamentales, así como la información y el asesoramiento a las familias como pieza clave en el proceso que se desarrolla durante toda la vida.

    "Las logopedas intervenimos para mejorar las habilidades comunicativas y lingüísticas, desarrollando las habilidades que no se desarrollan de forma natural, que la comunicación sea lo más funcional y eficaz posible. Trabajamos para desarrollar las capacidades individuales, el lenguaje oral y el escrito (la lectura y la escritura), así como la comunicación", agrega la miembro del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid.

    Según señala, la intervención logopédica en personas con TEA debe realizarse en todas las etapas de la vida, y debe consistir en una intervención precoz y sistemática. "Es más eficaz. Es necesario realizar una buena evaluación que ayude a definir las características y necesidades individuales en función de ellas se fijarán los objetivos de intervención, que se irán adaptando según la evolución y el desarrollo personal", agrega.

   Así con todo, Vico Sola enumera cuáles son los beneficios que la Logopedia puede aportar a los niños con TEA:

   1.- En el plano de la Comunicación:

   .-Mejora las relaciones sociales y con el entorno.

   .-En los casos que es necesario, implementamos el uso de sistemas de comunicación alternativos y aumentativos.

   .-Mejorar la autonomía personal.

   .-Facilita el intercambio de ideas y los aprendizajes.

2.- Lenguaje oral:

   .-Mejora la expresión y la comprensión de las situaciones.

   .-Mejora la gestión información.

   .- Mejora la autorregulación, flexibilidad cognitiva y expresión emocional.

   .-Aumenta el vocabulario

   .-Mejora la articulación y la prosodia

3.- Lenguaje escrito:

   .-Mejora las habilidades para el aprendizaje y académicas.

   .-Aumenta la funcionalidad y la autonomía

   4.-Asesoramiento a las familias fundamentales en el proceso de aprendizaje.

   5.-Coordinación con otros profesionales: maestros, psicólogos, psicopedagogos, etc.

Contador