Actualizado 09/01/2013 16:57 CET

Cerca del 30% de la población de Baleares cuenta con un seguro sanitario privado

Rueda de prensa sobre la sanidad privada
EUROPA PRESS

PALMA DE MALLORCA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 320.000 personas de Baleares, el 28 por ciento de la población, dispone de un seguro sanitario privado, por lo que las islas es una de las Comunidades Autónomas con más ciudadanos asegurados, ha informado este miércoles el presidente de la Clínica Rotger, Fernando Rotger, en rueda de prensa.

Este 28 por ciento de la población balear con seguro supone el 2,9 por ciento sobre el total de asegurados de España y, además, la mayor parte de estas personas de las islas recibe prestación en la sanidad privada desde hace más de cinco años (el 70% de las pólizas).

Baleares es la autonomía con un gasto sanitario público "de los más bajos de España porque es la tercera con más gasto privado", ha indicado el secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Idis), Juan Abarca.

CASI LA MITAD DE HOSPITALES DE BALEARES SON PRIVADOS

La comunidad balear, que tiene 12 hospitales privados -el 48 por ciento del total-, ha sido la segunda autonomía con más ingresos hospitalarios privados en el 2011 (38,6%), únicamente por detrás de Cataluña.

Rotger ha incidido también en que la labor de la sanidad privada ahorra costes a la pública y, además, presta unos servicios de "alta calidad" y tiene "recursos para todos los procesos médicos". En este sentido, el presidente de Idis, José Ramón Rubio, ha señalado que cada persona "descarga" anualmente una media de 631 euros al Sistema Nacional de Salud y Abarca ha hecho hincapié en que la sanidad privada "es un pilar fundamental para el sostenimiento del SNS".

En relación al copago sanitario, el secretario general del Idis ha mostrado su rechazo a éste, si bien ha defendido la importancia de "empresarizar" la sanidad pública e introducir en ésta "criterios de gestión" para que tenga una mayor eficiencia.

EXTERNALIZACIÓN DE HOSPITALES DE MADRID NO TIENE POR QUÉ EXTENDERSE

Asimismo, sobre el Plan de Sostenibilidad del sistema sanitario madrileño, Abarca ha destacado que se está decidiendo sobre "la posibilidad de externalizar la gestión". Además, ha hecho hincapié en que este hecho "no quiere decir que pueda pasar en el resto de comunidades" ya que será cada gestor sanitario público el que decida "la manera más adecuada de gestionar".

"El conflicto en Madrid por el hecho de que se externalice la gestión no quiere decir que se vaya a dar peor calidad. Hay mucho más de conflicto ideológico que de conflicto sanitario", ha opinado el secretario general del Idis.

Preguntado por la posibilidad de que se produjeran despidos si en Baleares hubiese también una externalización de los hospitales públicos, Abarca ha opinado que "si sobra personal, te sobra en la pública y la privada". Así, ha indicado que desconoce si en las islas sobra personal en la sanidad pública y ha incidido en que el hecho de que haya una gestión privada "implica despidos".

Por otro lado, el consejero delegado de la Red Asistencial Juaneda, José de Carvajal, quien ha recordado que la sanidad privada emplea a muchas personas, ha señalado que los conciertos de colaboración con la pública "prácticamente han desaparecido" durante los últimos años por las restricciones presupuestarias.

Además, ha apuntado que el sector privado cuenta con el 60 por ciento de las resonancias magnéticas, el 50 por ciento de los PET y el 43 por ciento de los TAC de la comunidad. "La relevancia que tenemos es incuestionable", ha dicho de Carvajal, quien ha añadido que están "dando empleo y descargando al sistema público".

UN 7,7 A LA CALIDAD DE LOS SERVICIOS

En cuanto a la valoración que dan a la sanidad privada sus usuarios, ha indicado que otorgan un 7,7 a la calidad del servicio, un 8,1 a ingreso hospitalario y un 7,7 a urgencias.

Finalmente, se han referido a la bonificación establecida por el Govern para las personas que se hicieran un seguro privado y han opinado que esta medida era "demasiado limitada" y que se promovió para "colectivos pequeños" que representaban "mucho gasto" en la sanidad pública. Por tanto, han considerado que no ha tenido "repercusión directa" en el número de asegurados.