El aumento de la demanda del servicio de urgencias requiere actualizar competencias y conocimientos en gestión sanitaria

Publicado 28/01/2020 12:31:55CET
Urgencias
Urgencias - HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO - Archivo

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La frecuentación cada vez mayor de los servicios de urgencias en los últimos años hace necesaria la actualización de competencias, habilidades y conocimientos en la práctica médica de atención urgente, especialmente para introducir y potenciar elementos de gestión sanitaria que mejoren la seguridad de los pacientes, según han indicado desde la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC).

El presidente de la SEMFYC, Salvador Tranche, ha alertado de que el crecimiento continuo de la demanda de los servicios de urgencias hospitalarios y extrahospitalarios es un "dato preocupante" y existe además un riesgo de que los servicios de urgencia se conviertan en "otra Atención Primaria". Esto se puede deber, explica, a cambios sociales como una búsqueda de respuesta rápida, la medicalización de la vida, la respuesta a una Atención Primaria "sobresaturada" o las carencias presentes en la atención hospitalaria como las listas de espera o las demoras.

A sus declaraciones se ha sumado el coordinador del Grupo de Urgencias y Atención Continuada de la SEMFYC, Ayose Pérez, que considera que el aumento de frecuentación en la atención urgente es uno de "los retos a resolver para hacer frente a las necesidades de equilibrio de la gestión sanitaria".

Según datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, en los últimos años ha aumentado la frecuentación de los dispositivos de urgencias vinculados a la Atención Primaria, pasando del 0,49 por ciento en 2010 al 0,62 por ciento en 2019. También ha aumentado la demanda asistencial del 112/061, que ha pasado de 5.624.219 demandas en 2012 a 6.731.497 en 2018.

Por otro lado, otros datos de la misma fuente apuntan que entre 2007 y 2019 las urgencias atendidas en Atención Primaria han pasado de los 12 millones de consultas en 2007 a casi 29 millones en 2019. En concreto, las urgencias han recaído sobre todo en Medicina más que en Enfermería, pues en 2018 la frecuentación urgente atendida por Enfermería disminuyó de 0,30 a 0,24 mientras la de Medicina aumentó de 0,53 a 0,59.

"La hiperfrecuentación y sobredemanda de estos servicios por causas que no se deberían abordar desde estas unidades, no sólo se traduce en un crecimiento exponencial de costes sino también en detrimento de la seguridad clínica de los pacientes", ha denunciado Salvador Tranche. Ha insistido además que la solución atañe tanto a la educación de los usuarios como a la gestión de los servicios sanitarios de urgencias y también de Atención Primaria y hospitalaria.

En este objetivo, se ha organizado un programa científico que se abordará en las VI Jornadas de Actualización de Urgencias y Emergencias que se celebrarán en Madrid los días 31 de enero y 1 de febrero, en colaboración con el SUMMA 112. En los itinerarios se abordarán dos materias importantes en la medicina de urgencias: el paciente intoxicado y la pérdida de consciencia.

En palabras de Rafael Fernando Beijinho, presidente del Comité Científico que ha preparado el programa, la meta es tratar "temas que nos parecen haber estado algo olvidados en los principales certámenes científicos en materia de urgencias y emergencias".

Para ello, se organizarán mesas con talleres enfocados a "profundizar en el manejo" de las técnicas, especialmente frente a las dos patologías mencionadas, ya que como indican desde la SEMFYC la gestión del paciente intoxicado supone "un verdadero reto" por las particularidades de su abordaje, y la pérdida transitoria de consciencia es uno de los motivos de consulta más frecuentes en cualquiera de los niveles de asistencia.

Por último, otro de los temas que se abordarán serán el daño ejercido al paciente durante la atención médica, que es una de las principales causas de mortalidad, y las prescripciones farmacológicas en el servicio de urgencias.

Contador