Aumentar la edad de compra de tabaco hasta los 21 años reduciría el número de fumadores jóvenes, según experto

Tabaco, fumador, fumar
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MACHINE HEADZ - Archivo
Publicado 28/03/2019 18:51:17CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Aumento la edad legal de 18 a 21 años para la compra de tabaco, combinada con otras medidas de salud pública, reduce las tasas de fumadores entre los jóvenes, según explica el doctor Nicholas Hopkinson, especialista en respiración del Imperial College de Londres y director médico de la British Lung Foundation (Reino Unido).

El experto explica en un artículo en la revista 'British Medical Journal' que lograr una generación libre de humo (en la que las tasas de tabaquismo sean inferiores al 5 por ciento en todos los grupos de la sociedad) es un "objetivo clave de salud pública". Aunque reconoce que ayudar a los ya fumadores a dejar de fumar es "importante", considera que "la clave es evitar que los jóvenes empiecen".

De hecho, asegura que la mayoría de los fumadores comienzan durante la infancia, y dos tercios de los que intentan fumar se convertirán en fumadores habituales. "Fumar es un hábito contagioso, transmitido dentro de grupos de pares", detalla Hopkinson. A su juicio, el aumento de la edad de compra legal de tabaco protegería a los niños más pequeños de la exposición a los alumnos mayores que fuman en la escuela.

Cuando Reino Unido aumentó la edad legal para la compra de tabaco de 16 a 18 años en 2007, se produjo un descenso de las tasas de tabaquismo juvenil, lo que sugiere que un nuevo aumento podría reproducirlo. Pero el aumento de la edad no es la única medida posible propuesta por el experto. Pide un impuesto a las compañías tabacaleras que recaudaría 173 millones de euros anuales para ayudar a pagar "un conjunto de políticas de control del tabaco basadas en evidencia científica".

Así, plantea incluir la introducción de un sistema de licencias al por menor para los productos del tabaco, que podría ayudar a limitar las ventas a los menores de edad y haría más fácil prohibir las ventas a los que infringen la Ley. Otras de sus propuestas son gastar más en campañas de educación en los medios de comnicación, mayor apoyo a los organismos de control de tabaco o aumentar el precio de las cajetillas vía impuestos.

Contador