Publicado 03/12/2020 11:02CET

Aumenta el uso de marcapasos en España

Marcapasos sin cables
Marcapasos sin cables - SEC - Archivo

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El uso de marcapasos en España ha aumentado en estos últimos años, pasando de 745,8 unidades por millón de habitantes en 2012 a las 825 del pasado año, según se desprende de la 'Encuesta sobre la situación de la electroestimulación cardíaca en las UCI de España', desarrollada por expertos del Grupo de Trabajo de Cuidados Intensivos Cardiológicos y RCP de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

La encuesta, publicada en la revista 'Medicina Intensiva', tenía por objetivo principal conocer el número de Unidades de Cuidados Intensivos con actividad en estimulación cardiaca definitiva, así como describir su actividad respecto a esta área. Además, el documento constata el papel "fundamental" de las UCI en el seguimiento y actividad de la electroestimulación definitiva, pues los intensivistas, junto a otros servicios, son responsables del implante de los marcapasos y de los chequeos posteriores, además del de los desfibriladores automáticos
implantables y los dispositivos de resincronización cardíaca.

"La encuesta ha permitido conocer el impacto que las UCI tienen en este campo en España, y los datos reflejan una gran actividad dentro de la estimulación cardiaca en los centros implantadores, más si tenemos en cuenta que hay algunos que, además, realizan estimulación anti-taquicardia o terapia de resincronización", explican las responsables del estudio, las doctoras Cristina Salazar Ramírez y María Nieto González. "Si comparamos los datos con los de 2012, se observa un incremento significativo que pone de manifiesto el gran trabajo desarrollado al respecto por los intensivistas de nuestro país", han especificado.

En este sentido, han recalcado que, de las unidades que participaron en la encuesta, un 78 por ciento implantan marcapasos; algo menos de la mitad colocaron más de 100 marcapasos solo en 2018 (45,7 %); y más de la mitad gestionaron ese mismo año más de 400 citas anuales. La estimulación secuencial bicameral fue el modo de estimulación más utilizado.

"Las UCI de España cuentan con la competencia y capacidad para atender a los pacientes con patologías relacionadas con los marcapasos mediante protocolos específicos, ya sea por sí mismas en el caso de los centros implantadores o en colaboración con otros servicios, según el nivel y la organización interna de cada hospital", han detallado las autoras.

El estudio ha puesto de manifiesto, continúan, que la electroestimulación está "más que afianzada" en la cartera de servicios de estas unidades, arrojando unos resultados que han superado incluso sus expectativas "más favorables" en cuanto a volumen de implantes y consultas; y mostrando un "considerable nivel de complejidad asistencial".

EL ESTUDIO COMPLETARÁ EL REGISTRO MARCAPASOS EN MEDICINA INTENSIVA

Los datos del estudio servirán también para completar el Registro Marcapasos en Medicina Intensiva (MAMI), de la SEMICYUC, que celebra este 2020 su 25 aniversario. Este nació en 1995, con la finalidad de recoger y analizar los casos de todos los pacientes a los que se les ha implantado un marcapasos definitivo en las UCI de España. Actualmente, se encuentra en una fase de revisión y adaptación a la nueva normativa, así como de actualización de su diseño y de las variables a estudio.

Concretamente, los objetivos de este registro son: conocer la actividad en electrofisiología de las UCI, mejorar la calidad asistencial del paciente sometido a estimulación cardiaca y resincronización y generar conocimiento sobre esta área. Con más de 65 centros colaboradores y 45.000 casos, es uno de los registros científicos sobre marcapasos en ambiente clínico más importantes.

Además, la SEMICYUC completa su compromiso investigador y facultativo en esta materia mediante el Certificado de Grado de Competencia en Estimulación Cardiaca. El fin de esta iniciativa es acreditar a los Servicios de Medicina Intensiva, así como a médicos especialistas que deseen ampliar o mejorar sus competencias en el proceso de estimulación cardíaca. Esta actividad también la desarrolla el Grupo de Trabajo de Cuidados Intensivos Cardiológicos y RCP, y actualmente ya hay 32 Unidades de Cuidados Intensivos que cuentan con ella. "La competencia en electroestimulación forma parte de la especialidad de cuidados intensivos, pero necesita usos, conocimientos y habilidades particulares, de ahí la necesidad de especializarse en un campo que está cada vez más demandado por las necesidades de la población", afirman las doctoras Salazar y Nieto.

La Encuesta de situación en electroestimulación cardíaca en las unidades de cuidados intensivos en España está disponible en la web de la revista Medicina Intensiva como Carta Científica desde este
mes de noviembre. El estudio publicado es el resultado de varios años de recopilación de datos estadísticos, facilitados por diferentes servicios de Medicina Intensiva de toda España de manera voluntaria.