El Principado solucionará la "deficiente" situación de la cocina del Hospital de Jarrio en los próximos meses

Actualizado 29/10/2012 19:15:37 CET
- EUROPA PRESS

OVIEDO, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad del Principado de Asturias, Faustino Blanco, se ha comprometido este lunes públicamente a dar solución a la situación del servicio de cocina del Hospital de Jarrio, en el concejo de Coaña. Como muy tarde esa solución llegaría en el primer trimestre de 2013.

Blanco se ha pronunciado en estos términos a preguntas del diputado de Foro Albano Longo en la Comisión de Sanidad de la Junta General del Principado de Asturias. "Ese problema lo vamos a asegurar", ha dicho el dirigente asturiano.

Tras reconocer el "deficiente" estado en el que se encuentran las cocinas del hospital, Blanco ha dicho que el Gobierno regional trabaja sobre dos posibles soluciones, teniendo en cuenta que la actual empresa que lleva el servicio, Sodexho, "no tiene interés en seguir y se rescindirá el contrato".

La primera de las alternativas es, en el marco del nuevo mapa sanitario asturiano, que la compañía que gestiona la cocina del Hospital de San Agustín de Avilés pase a gestionar el de Jarrio. Si estas negociaciones fructifican, el asunto estará solucionado antes de final de año.

De no ser así, Blanco ha dicho que el Principado sacaría otro nuevo concurso para Jarrio que estaría resuelto en el primer trimestre de 2013.

En cuanto a las cantidades necesarias para solventar la situación, el consejero asturiano ha indicado que la cantidad estimada para invertir en cocinas es de 80.000 euros, más otras 40.000 euros en neveras. Blanco ha reprochado al anterior Gobierno de Foro que no hiciese nada en este asunto en los diez meses que gobernó.

Por su parte, Albano Longo criticó a los distintos gobiernos socialistas que ha tenido el Principado, a los que culpó de la situación. Y dijo que el Gobierno de Foro llevaba una partida para arreglar este asunto, en concreto de 96.000 euros, en unas cuentas que rechazó el PSOE.

Longo ha dicho que la situación de las cocinas de Jarrio es "crítica" y que constituye un "riesgo para la salud pública", por lo que ha apremiado al Ejecutivo regional a que tome medidas.