Uno de cada seis niños asturianos no hace nada de ejercicio

Actualizado 17/01/2011 11:21:56 CET
EP/AYTO PIÉLAGOS

OVIEDO, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El 17 por ciento de los niños asturianos no hacen nada de ejercicio, lo que viene a suponer uno de cada seis niños. El dato está contenido en la primera Encuesta de Salud Infantil para Asturias, cuyos principales resultados han sido presentados en rueda de prensa por el consejero de Salud y Servicios Sanitarios, Ramón Quirós, la directora general de Salud Pública, Amelia González, y el técnico de la consejería Mario Argüelles.

La encuesta, que será publicada íntegra este lunes en Internet y que fue realizada en 2009 a través de 2.461 entrevistas, refleja que la mitad de los niños hacen entrenamiento varias veces por semana. El sedentarismo es más alto en edades pequeñas y menor en la adolescencia.

Según los datos el 13 por ciento de los niños asturianos son obesos. Este porcentaje es más alto en los niños (15 por ciento) que en las niñas (10,9 por ciento). La media sube en los niños de dos años, donde el porcentaje de obesidad aumenta hasta el 22 por ciento.

Dos tercios de los niños asturianos hacen actividades extraescolares deportivas, un 40% no deportivas. Uno de cada nueve ve la televisión a diario y dos tercios leen diariamente, lo mismo que los que juegan al ordenador o consola. Un 75% juega en el parque o calle a diario. Los niños juegan más al ordenador o consola y en la calle o en el parque. Las niñas leen más y realizan más actividades extradeportivas.

El trabajo refleja que los menores asturianos tienen una calidad de vida superior a la del conjunto de los niños españoles y por encima de la media de los países europeos. Para evaluar este parámetro, la encuesta ha utilizado Índice Kidscreen-10, un modelo de medición homogéneo desarrollado por Austria, República Checa, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Polonia, España, Suecia, Suiza, Países Bajos y Reino Unido, que valora valoran la calidad de la vida según la perspectiva del niño en términos de su bienestar físico, mental y social. La infancia asturiana obtiene una puntuación de cerca de 55,6 puntos, mientras que la media de Europa no llega al 50.

El 95% de los padres de los niños asturianos consideran que la salud de sus hijos es buena o muy buena, si bien este estado de salud está condicionado por otros tipos de factores entre los que los culturales, los socioeconómicos y los educativos son algunos de los más importantes. Frente a ellos, solo un 0,3% de los padres refiere que la salud de sus hijos es mala o muy mala.

El cuanto a la morbilidad declarada, término que se refiere a la población enferma en un lugar y durante un periodo concreto de tiempo, la encuesta refleja que también es superior en los varones que en las mujeres. El asma es la enfermedad crónica infantil más referida, uno de cada ocho niños lo tiene. Uno de cada diez padece otitis o amigdalitis de repetición, lo mismo que las alergias crónicas y un 5% tiene estreñimiento habitual. El asma y las alergias crónicas son más frecuentes en los comienzos de la adolescencia en los niños mientras que las otitis de repetición lo son entre los 3 y los cinco años de edad.

La altura media de la población infantil en Asturias es de 78 centímetros (0-2 años), 106cm (3-5 años), 131cm (6-10 años) y 157cm (11-15 años). El peso medio es de 11 kilogramos (0-2 años), 19Kg (3-5 años), 31Kg (6-10 años) y 49Kg (11-15 años). Los niños suelen ser más altos y pesar más que las niñas para la misma edad, excepto en el grupo de 6-10 años de edad.

Un 3% de la población infantil nunca desayuna. Los desayunos de la población infantil suelen contener café, leche, té, cacao acompañado de pan, galletas, cereales o bollería. Eso lo hacen un 90%. Fruta o zumo en el desayuno solo lo toman uno de cada tres. Los huevos, queso o jamón en el desayuno solo lo toman un 2%, y es más frecuente a medida que aumenta la edad.

Solo un 70% de los niños consume fruta fresca todos los días. Un 5% nunca consume fruta fresca. Un 80% consume carne y un 38% pescado tres o más veces a la semana. Solo un 60% consume verduras y hortalizas con esa periodicidad y un 56% consume embutidos y fiambres. Un 68% consume dulces tres o más veces por semana. La mitad de la población infantil nunca consume comida rápida o precocinada, un tercio nunca consume snacks o comida salada y un 28% nunca consume chucherías.

Un 4,5% de la población infantil nunca se cepilla los dientes. Un 81%, dos o más veces al día. Se revisan los dientes programadamente un 77% de la población infantil. El 99% tienen su calendario vacunal al día.

TABACO

La encuesta también revela que el 33 por ciento de los niños están expuestos en su domicilio al humo del tabaco, frente al 67% que nunca están expuestos. El porcentaje afectado por el humo es mayor en la adolescencia.

Según los responsables del trabajo, existe una gran desigualdad en función de la estructura social en esta exposición, de los parámetros socioeconómicos e incluso de la localidad en la que residan los niños.