Publicado 19/05/2020 13:52:41 +02:00CET

ASISA Dental desarrolla un protocolo para garantizar la máxima seguridad en la reapertura de sus clínicas

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

ASISA Dental ha desarrollado un protocolo para garantizar la máxima seguridad de sus pacientes y empleados en el momento en el que se produzca la reapertura de sus clínicas cerradas por la emergencia provocada por la extensión de la COVID-19. La empresa ya aplica este protocolo de seguridad en los procedimientos que realiza en las clínicas que permanecen abiertas para atender urgencias.

Su persona, siguiendo los criterios de las autoridades sanitarias, pasará los test necesarios para acreditar que están en garantías de trabajar. Además, todo el equipo de ASISA Dental dispone de equipos de protección individual (EPI) para reducir la posibilidad de contagio, así como material de desinfección homologados.

Antes de ir a la clínica, ASISA Dental se pondrá en contacto con el paciente para conocer su situación bucodental y de salud, proporcionarle las instrucciones que debe conocer y confirmar su cita. El paciente deberá seguir las instrucciones para descargar y cumplimentar el cuestionario de triaje COVID-19 y el consentimiento informado y llevarlos firmados a la clínica.

En la clínica, los pacientes deberán ser puntuales en su llegada a la clínica, sin adelantarse, para evitar esperas innecesarias. Deberán acudir a la clínica solos, a no ser que se trate de un menor o una persona dependiente. Se debe evitar llevar accesorios como relojes, anillos, etc. para reducir posibles focos de contagio. El paciente deberá desinfectarse las manos y dejar sus pertenencias en un lugar seguro y desinfectado. Se evitará en la medida de lo posible la coincidencia entre pacientes. En caso de cruzarse con otro paciente, deberán mantener una distancia mínima de dos metros. Si es necesario realizar un pago será preferible hacerlo con tarjeta en lugar de efectivo.

En el gabinete, entre paciente y paciente los gabinetes se desinfectarán y el personal sanitario se cambiará su EPI para evitar contaminación de paciente a paciente. Los pacientes se colocarán cubrezapatos, gorro y guantes y se desinfectarán las manos con gel hidroalcohólico antes de sentarse. Los pacientes se enjuagarán con colutorio (peróxido de hidrógeno al 1% o povidona yodada al 0,2%) durante 30 segundos para poder empezar el examen o tratamiento.

Contador

Para leer más