Así son los pares: pacientes expertos en VIH que ayudan a los nuevos diagnosticados

Día mundial contra el SIDA
REUTERS - Archivo
Actualizado 26/10/2018 15:07:42 CET

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los pares (aquellos pacientes con VIH que tienen experiencia con la enfermedad y ayudan a los nuevos diagnosticados en diferentes ámbitos) atendieron durante 2017 y el primer trimestre de 2018 a un total de 1.557 personas detectadas con el virus en 16 hospitales públicos, según ha resaltado este miércoles el presidente de la Coordinadora Estatal de VIH y sida (Cesida), Ramón Espacio.

En rueda de prensa para presentar la Escuela de Pares, puesta en marcha por Cesida con la colaboración de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), los laboratorios Janssen y el Plan Nacional sobre el Sida, Espacio ha destacado que esta intervención de pares se realizó durante el último año a 600 nuevos diagnosticados. En total, han realizado más de 4.000 intervenciones. El 76 por ciento de los atendidos fueron hombres, el 23 por ciento mujeres y el 0,5 por ciento transexual.

Los pares son pacientes con VIH que tienen una experiencia en la enfermedad, y que complementan la labor realizada en las unidades hospitalarias con los nuevos diagosticados, favoreciendo su adherencia a los tratamientos y el autocuidado. En un sentido amplio, desde Cesida explican que el par puede facilitar apoyo para afrontar y superar los problemas que pueda tener una persona con VIH, tanto emocionales como de tipo general.

Sus intervenciones se realizan en el contexto hospitalario, donde cuentan con un espacio habilitado por el centro para que se puedan llevar a cabo las acciones dirigidas a informar a las personas con el VIH sobre aspectos relativos a la infección, detección de necesidades relacionadas con la adherencia al tratamiento, hábitos de vida saludable, prácticas de riesgo, etcétera. Una vez detectadas estas necesidades, se propician cambios en las personas utilizando como base teórica y práctica el 'counselling'.

Esta acción contempla en todas sus fases facilitar información actualizada relativa al VIH y al sida de manera continua, no sólo a través del material que se entrega, sino informando de los recursos donde los usuarios pueden acudir para contar con información actualizada y veraz.

EXTRAPOLAR ESTA INTERVENCIÓN "INÉDITA" A OTRAS ENFERMEDADES

Esta actuación de acompañamiento a nuevos pacientes es "inédita" en otras enfermedades, según apunta Espacio, pero "muy satisfactoria", por lo que tanto el presidente de Cesida como la secretaria del Plan Nacional sobre Sida, Julia del Amo, han abogado por extrapolar esta práctica, visto su "éxito", a diferentes patologías.

"Los pares actúan como agentes de cambio. No son algo nuevo, pero no son muy conocidos en nuestro entorno. Desde siempre, el VIH ha sido un catalizador de cambio para otras enfermedades, y ahora, con esta Escuela de Pares, la experiencia podría ser transferida a otras enfermedades", ha resaltado Del Amo.

Por su parte, Fernando Molero, catedrático de Piscología Social en la UNED, ha resaltado la figura de los pares. "Lo que puede transmitir es mucho mejor que lo de un experto externo, por muchos conocimientos que tenga. Que el apoyo social venga de personas con la misma enfermedad es muy positivo", ha comentado.

En la misma línea, el jefe de sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico San Carlos, Vicente Estrada, ha recordado que, debido al alto estigma social que sigue teniendo el sida, desde el punto de vista médico "a veces es difícil ayudar a los pacientes" en en el impacto social que conlleva la enfermedad. "Nosotros no podemos influir, pero veo que los pares tienen efectos positivos. Los pacientes ganan confianza, conocen mejor la enfermedad y mejoran su adherencia y resultados. Ayuda enormemente a su calidad de vida", ha asegurado.

ESCUELA DE PARES

Para 'profesionalizar' esa figura del paciente experto que ayuda a una persona que recién empieza en el VIH, la Escuela de Pares puesta en marcha por Cesida, que ya lleva un año de actividad con modalidad 'on line' a través de la UNED, consta de una metodología dirigida a la adquisición de conocimientos aplicables a las intervenciones, y cuenta con una estructura desarrollada con la idea de poder ser adaptada en un futuro a otras patologías.

El curso se compone de 18 créditos divididos en cinco bloques, con materia como la investigación en sida, sus aspectos clínicos, prevención o aspectos psicosociales. Diez profesores expertos, provenientes de universidades y organizaciones inmersas en la lucha contra el sida, son los responsables de impartir esta formación, en la que participan unos 40 pares al año.

"Cada céntimo que se gasta en formación es un dinero impresionantemente bien gastado. Los pacientes hemos ganado en empoderamiento con los pares, pero aún tenemos muchos retos, como el chemsex. Además, tenemos que ser responsables de nuestra sexualidad, y si hay riesgo se debe usar el testeo continuo", ha expuesto uno de los alumnos de la Escuela, Jesús García.

Contador