Publicado 09/04/2021 11:46CET

Así ayuda la estimulación cerebral profunda a mejorar los síntomas del Parkinson

Archivo - Brain Linking
Archivo - Brain Linking - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WILDPIXEL - Archivo

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La estimulación cerebral profunda (ECP) ayuda a regular el envío de señales por parte del cerebro, mejorando los síntomas del Parkinson y de otros trastornos del movimiento, como la distonía o el temblor esencial, según explican desde Cardiva con motivo del Día Mundial del Parkinson, que se conmemora este domingo.

Así, la ECP permite que las personas que conviven con estas enfermedades recuperen su calidad de vida, su capacidad motora, sus relaciones psicosociales y el desempeño de actividades cotidianas.

Concretamente, la ECP utiliza un dispositivo que envía señales al cerebro para favorecer el control de los síntomas motores. Los neurocirujanos implantan uno o dos cables llamados electrodos en el cerebro a través de una pequeña abertura en el cráneo. Los electrodos están conectados a un estimulador que se coloca bajo la piel del torso, a la altura de la clavícula, y que, cuando está encendido, produce impulsos eléctricos que estimulan un área específica del cerebro.

Según explican los especialistas, los pacientes con trastornos del movimiento que han dejado de responder adecuadamente a las terapias farmacológicas son candidatos a recibir un alivio sintomatológico significativo y duradero gracias a la estimulación cerebral profunda.

Los neurólogos y neurofisiólogos son quienes diagnostican e indican esta opción terapéutica a los pacientes candidatos, y son los encargados de hacer el seguimiento de las personas que reciben el implante. Los dispositivos permiten a los pacientes ajustar y activar o desactivar la administración de la terapia.

Además, esta modalidad de neuromodulación está obteniendo éxito terapéutico en investigaciones sobre su efectividad en algunos trastornos psiquiátricos (depresión, agresividad, TOC, anorexia), enfermedad de Alzheimer y síndromes dolorosos crónicos (cefaleas en racimo), entre otras aplicaciones potenciales.