Publicado 28/02/2020 12:45:00 +01:00CET

La artrosis aumentará por envejecimiento, obesidad y práctia sin control de algunos deportes

Physiotherapist giving knee therapy to senior woman
Physiotherapist giving knee therapy to senior woman - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WAVEBREAKMEDIA

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del comité organizador local del I Simposio de Osteoporosis y Artrosis de la Sociedad Española de Reumatología (SER), Francisco J. Blanco, ha advertido de que el número de pacientes con artrosis seguirá aumentando en los próximos años por el envejecimiento de la población, la obesidad y la práctica sin control de deportes que dañan las articulaciones.

Actualmente, se calcula que en Europa hay 55 millones de pacientes con artrosis, y para el 2030 se prevé que esta cifra alcance los 70 millones. El estudio 'EPISER 2016' muestra que la prevalencia de la artrosis en España es del 30 por ciento en la población mayor de 40 años. En concreto, habría que fijarse en los datos de cada una de las articulaciones más frecuentemente afectadas (rodilla 13,8%, mano 7,7% y cadera 5,1%). Comparado con los datos del estudio 'EPISER 2000', estas cifras muestran un claro incremento en la prevalencia de la artrosis en España.

Los avances en relación con la artrosis que se han producido durante los últimos años se centran principalmente en el conocimiento de los mecanismos moleculares que originan la destrucción de la articulación con artrosis. Este conocimiento está dando lugar a mejoras en el diagnóstico de la enfermedad y también en el desarrollo de nuevas moléculas para su tratamiento.

"Pero los avances tanto en el diagnóstico como el tratamiento de la artrosis se van desarrollando de una forma más lenta que otras enfermedades reumáticas. La artrosis es una patología crónica de lenta evolución y esto hace que los estudios clínicos y el análisis de sus resultados sean complejos", ha detallado Blanco.

Asimismo, ha añadido que "en el área de diagnóstico, las técnicas de imagen (ecografía y resonancia magnética) y los biomarcadores moleculares ayudarán pronto a mejorar el diagnóstico, sobre todo para que sea más temprano. En el área terapéutica, hay nuevos fármacos en estudio con buenas expectativas, tanto para controlar el dolor como para frenar la destrucción de la articulación".

Para leer más