Actualizado 03/01/2011 15:47 CET

El Justicia pide coordinación a Salud y Servicios Sociales para atender al paciente con enfermedad mental

ZARAGOZA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha sugerido a los Departamento de Salud y Consumo y Servicios Sociales y Familia del Gobierno aragonés medidas "eficaces y concretas" de coordinación entre ambos para garantizar la atención "permanente e integral" de los pacientes con necesidades relacionadas con la salud mental, especialmente en el caso de menores que alcanzan la mayoría de edad.

Particularmente, el Justicia les propone que se emitan instrucciones concretas, tanto a los centros de salud como a los servicios del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) para que, recibido un paciente con origen en servicios del otro Departamento y remitido desde éste, no sea de nuevo derivado a un tercer destino, ni al primero, sin un acompañamiento exhaustivo que garantice que accede a la asistencia requerida en su caso.

Además, que en el caso de menores ya integrados en procesos de intervención se prevean anticipadamente las alternativas existentes para el momento en que alcance la mayoría de edad.

El Justicia ha formulado esta sugerencia después de incoar el pasado 25 de junio un expediente de oficio como consecuencia del estudio de diversos expedientes en materia de salud mental.

Esta institución había advertido que, en ocasiones, algunos ciudadanos se habían puesto en contacto con el Justiciazgo por "situaciones difíciles" que viven a consecuencia de alguna enfermedad mental que padece un familiar cercano, normalmente un hijo, según explica el Justicia en el expediente al que ha tenido acceso Europa Press.

"Lo que en general se demanda en estos casos por parte de los afectados es que estos enfermos puedan beneficiarse de algún recurso de titularidad pública", agrega.

UNA SOLUCIÓN

En estos supuestos, esta Institución suele poner en conocimiento tanto del Departamento de Servicios Sociales y Familia, como del Departamento de Salud y Consumo, esta cuestión para que, en su caso, adopte alguna solución.

Sin embargo, en muchas ocasiones, uno y otro Departamento "manifiestan que la cuestión es competencia del otro, cuando en realidad se trata de una materia que incumbe a ambos Departamentos".

El Justicia indica, tras solicitar información a ambos Departamentos, que la coordinación en materia de salud mental es "indispensable" para garantizar una "buena atención" a estos pacientes, al tiempo que constituye una exigencia legal.

Añade que siendo cierto que tal objetivo se encuentra presente en el Plan Estratégico de Atención a la Salud Mental en la Comunidad Autónoma de Aragón para el periodo 2002-2010, "no lo es menos que a pesar de ello se han detectado los problemas de desatención citados en los antecedentes".

Estos problemas ha tenido lugar, especialmente, en menores afectados por patologías de esta naturaleza y que a consecuencia de ellas están integrados en procesos de intervención bajo las competencias del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, precisa el Justicia.

Estos quedan, al llegar a la mayoría de edad, "fuera de ellos, sin que se canalice adecuadamente su acceso a los medios y servicios concebidos para la población adulta", concluye.