Publicado 08/04/2020 14:46:53 +02:00CET

Aprobado el uso en ensayo clínico del respirador artificial desarrollado en la Universidad Rey Juan Carlos

Fachada exterior de uno de los edificio de la Universidad Rey Juan Carlos en el campus de Alcorcón, Madrid.
Fachada exterior de uno de los edificio de la Universidad Rey Juan Carlos en el campus de Alcorcón, Madrid. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

ALCORCÓN, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Sanidad ha aprobado el uso en ensayo clínico del respirador artificial de bajo coste diseñado en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid, según ha trasladado el rector de la institución, Javier Ramos, a la comunidad universitaria.

En la misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, Ramos explica que esto significa que se da luz verde a la fabricación, destacando la buena labor realizada por todos los participantes del proyecto promovido por un egresado de la URJC en Ingeniería de Materiales, Javier González, que además ha sido el responsable del diseño.

"Quizás lo más bonito de este proyecto, ya realidad, es que la idea nace de unos jóvenes que, en el marco de una iniciativa emprendedora como es Celera - que aglutina a jóvenes con talento y les dota de herramientas para potenciar sus capacidades--, idean un modelo de ventilador con el único objetivo de salvar vidas", ha recalcado.

A ellos se sumó un equipo formando por ingenieros de materiales, biomédicos, de robótica, tecnología electrónica y médicos de la FCS, entre otros. Las primeras pruebas se realizaron en la Facultad de Ciencias de la Salud en el Campus de Alcorcón de la URJC, con buenos resultados.

'The Open Ventilator' como le han venido a llamar es un prototipo abierto y se ha desarrollado, dicen, sobre dos pilares fundamentales: "seguridad para el paciente y disponibilidad de componentes".

Además, tiene un coste de fabricación inferior a los actuales, pudiendo producirse en serie con las herramientas que se encuentran habitualmente en cualquier taller mecánico, "no se precisa ni siquiera de impresión 3D".

Este dispositivo permite regular la presión y el volumen respiratorios, mantener una presión positiva al final de la espiración y controlar los parámetros básicos para una adecuada ventilación mecánica y cuenta con alarmas y sensores para la correcta monitorización del paciente, según explica el responsable del equipo médico del proyecto, Javier Asensio.