Actualizado 31/05/2010 12:54 CET

Andalucía.-El Hospital Macarena (Sevilla) reforma la Unidad de Hemodiálisis para ofrecer mejores equipamientos

La nueva unidad atenderá a un total de 44 pacientes cada semana

SEVILLA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes que han de someterse a hemodiálisis en el área hospitalaria Virgen Macarena de Sevilla se beneficiarán desde este lunes de unas instalaciones "más amplias, cómodas y con mayor seguridad" gracias a la reforma y adecuación de las nuevas instalaciones de la Unidad de Hemodiálisis en las que la Junta de Andalucía ha invertido cerca de un millón de euros.

Así lo anunció a los periodistas la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, quien inauguró hoy las instalaciones reformadas en esta zona, que cuenta con equipamientos de última generación para atender a personas con insuficiencia renal crónica.

En este sentido, Montero expresó que el objetivo es "básico y fundamental" porque "uno de cada tres pacientes en Andalucía son susceptibles y tributarios de recibir un trasplante de riñón". Por ello, la consejera también hizo un llamamiento a la donación de forma "generosa", de modo que "las personas que son candidatas a recibir un trasplante pasen el menos tiempo posible dentro de esta unidad".

El nuevo área, que cuenta con una superficie de 242 metros cuadrados, está ubicada en la planta baja del centro hospitalario, mientras que la anterior unidad se encontraba en la séptima planta del edificio hospitalario. Esta nueva ubicación supone una mejora en la accesibilidad para los pacientes y un salto de calidad en las prestaciones del tratamiento renal sustitutivo de hemodiálisis.

La reforma desarrollada en este área del servicio de Nefrología del hospital ha supuesto una inversión de 954.932 euros. Además, la unidad está dotada con once puestos de diálisis repartidos en dos salas bien diferenciadas: una sala general con ocho puestos y otra más pequeña con tres destinada a atender las posibles necesidades de aislamiento.

De igual modo, todos los puestos tienen incorporados puntos de red para integrar la información de los distintos monitores, además de tomas de oxígeno, vacío y aire medicinal. Además, cuatro puestos disponen de monitorización cardiaca y pulsioxímetro para garantizar la seguridad de los pacientes con inestabilidad hemodinámica.

CONFORT

La nueva unidad aporta una mejora en las condiciones de confort de los pacientes, ya que siete puestos están equipados con confortables sillones y cuatro con camas equipadas con una báscula integrada que facilita el proceso del pesado de aquellos pacientes que, por indicación médica o incapacidad física, no se puedan pesar en la báscula convencional.

Además, se han creados vestuarios para los pacientes y como novedad se ha dotado a las salas de hemodiálisis con cinco pantallas planas con auriculares individuales a fin de hacer más llevadera la sesión de tratamiento, que se prolonga durante una media de tres horas.

Asimismo, también se ha situado en el sótano del hospital la nueva planta de tratamiento de agua para diálisis, que lleva incorporado un pre-tratamiento y una doble ósmosis inversa que obtiene agua ultra-pura, libre de contaminantes minerales y microbiológicos, para suministrar a la sala de diálisis a través de un anillo de conducción que se esteriliza por calor.

La unidad incorpora sistemas terapéuticos de última tecnología que permiten, junto a dializadores de alto flujo y el agua ultra-pura que suministra la osmosis inversa, aplicar con la máxima seguridad las distintas modalidades de hemodiálisis, entre ellas la 'Hemodialfiltración On line'.

Esta técnica de alta eficacia utiliza una gran convección y a la vez una reinfusión de líquidos generados 'on line' por el propio sistema terapéutico, posibilitando así la eliminación de moléculas de mediano y pequeño tamaño necesarias para la depuración de la sangre. La hemodiafiltración es el tipo de hemodiálisis más exigente, puesto que requiere agua de gran pureza.

La nueva Unidad de Hemodiálisis está equipada de una central de concentrados de líquidos de diálisis que alimenta los distintos sistemas terapéuticos, evitando el uso de las habituales garrafas de plástico, en consonancia con la política de conservación del medio ambiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

ATENCIÓN A PACIENTES

El equipo profesional destacado en esta unidad está integrado por dos nefrólogos, dos enfermeras y dos auxiliares de enfermería. En cuanto a la actividad asistencial, la unidad atenderá a un total de 44 pacientes cada semana, con el objetivo final de prestar servicios integrales y de calidad.

Al respecto, la consejera de Salud manifestó que entre esta unidad y la unidad periférica perteneciente a este mismo servicio se realizan unas 26.000 sesiones al año, lo que permite cubrir las necesidades de diálisis que en la actualidad existen.

Para ello, se promueve "una atención personalizada, que permita mejorar la calidad de vida y maximizar la supervivencia", así como preparar a los pacientes subsidiarios para el trasplante renal como "la mejor alternativa terapéutica actual".