Andalucía.-Granada cuenta con la única unidad andaluza de Medicina Fetal, que realiza intervenciones mínimamente invasivas en útero

Actualizado 10/08/2009 12:17:45 CET

En tan sólo dos años ha tratado a más de 150 bebés y diagnosticado a más de 700

GRANADA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Materno Infantil de Granada, situado dentro del complejo sanitario Virgen de las Nieves, cuenta con una unidad única en Andalucía, la de Medicina Fetal, que realiza intervenciones quirúrgicas muy delicadas en el útero de la madre para evitar casos que, de no tomar medidas, provocarían la muerte segura del bebé.

La unidad, que coordina la ginecóloga y experta en Medicina Fetal Francisca Molina, ha tratado en tan sólo dos años a más de 150 bebés y diagnosticado a unos 700 con técnicas pioneras que en España sólo se aplican en hospitales de Madrid o Barcelona.

Según explicó Molina en una entrevista concedida a Europa Press, la Medicina Fetal, subespecialidad que estudió en Reino Unido, busca poder tratar al feto como un paciente "normal" al que se le pueden hacer diferentes pruebas diagnósticas para establecer la causa de la enfermedad y el pronóstico de la misma. En algunos casos se puede llegar además a tratar al bebé dentro del útero "para que pueda desarrollar su vida de manera totalmente normal tras el nacimiento", explicó la doctora. En los casos de mal pronóstico, para los cuales se carece de tratamiento, los padres contarán con un diagnóstico precoz, ya que la mayoría de las malformaciones se pueden detectar en el primer mes de embarazo en centros especializados.

En ese sentido, a juicio de Molina, la labor más importante que lleva a cabo la unidad es la del diagnóstico, puesto que "tres de cada cien bebés pueden tener algún problema durante el embarazo de la madre", y hacerlo de manera precoz. Así, una vez diagnosticado el problema, que puede detectarse incluso en la semana 12 del embarazo, se realizan diferentes pruebas complementarias para establecer un pronóstico a largo plazo de la posible dolencia o enfermedad del bebé, y las posibilidades de que se repita en un embarazo posterior.

Según mantuvo Molina, los tratamientos en el útero de la madre pueden ser curativos --de manera que no requieren de más intervenciones una vez que el niño nazca-- o paliativos --que se aplican para promover un buen desarrollo del bebé hasta que puedan ser operados o tratados post-natalmente--.

Uno de los casos más frecuentes que llegan a la unidad y por el que "sorprendentemente" algunos médicos recomiendan el aborto, "por desconocimiento del éxito del tratamiento intraútero", es la anemia del feto, por incompatibilidad con el grupo sanguíneo de la madre. La madre desarrolla anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos del bebé y que provocan finalmente su muerte. Así, la unidad de Medicina Fetal aplica una terapia para evitar esta circunstancia, que consiste en tomar una muestra del cordón umbilical para analizar el grado de anemia y posteriormente practicar una o varias transfusiones en el mismo cordón, para que aumenten las cifras de hemoglobina del niño. De esta manera, se evita su fallecimiento dentro del útero y tras el nacimiento tendrá unas expectativas de vida completamente normales.

CASOS FRECUENTES

Otro de los procesos más habituales en la unidad del Materno-Infantil es la cirugía en el caso de fetos gemelos idénticos que comparten la placenta y que sufren lo que se denomina el síndrome de transfusión feto-fetal, que provoca que uno de los bebés le trasvase su sangre al otro, de manera que los dos morirían de no intervenirse. Este tipo de coyuntura, que sólo se da en 1 de cada 2.500 embarazos y que provoca la muerte segura de los dos gemelos, puede tratarse con la separación mediante láser de los vasos que comunican a ambos gemelos en la placenta con la ayuda de una cámara microscópica que se inserta en el útero materno.

Molina afirmó que, según los resultados de los casos que ha tratado en la unidad, con este proceso se ha conseguido en un 80 por ciento de los casos salvar la vida de al menos uno de los bebés, y en el 70 por ciento salvar a los dos, cuando, de no haberse tratado, tendrían muerte segura.

Asimismo, la unidad interviene a fetos con alguna peculiaridad que impide su normal desarrollo, como es el caso de la obstrucción urinaria, por la que el sistema renal del feto no puede desarrollarse normalmente debido a un obstáculo en la salida de la orina, normalmente situado en la uretra, que es la salida de la vejiga. Los médicos implantan en esta circunstancia un tubo de drenaje que provocará la evacuación del bebé, sin que la obstrucción afecte al resto de su organismo, aunque, después de nacer, tenga que ser operado.

De la misma forma, la inserción de estos catéteres de drenaje en el pulmón del bebé en casos de retraso del desarrollo del sistema linfático es un tratamiento realizado con éxito en la unidad. En esta enfermedad al feto se le acumula líquido en los pulmones, de manera que éstos no pueden desarrollarse en momentos muy precoces del embarazo, por lo que la introducción del catéter desde el pulmón hasta el líquido amniótico, drena el líquido pulmonar, permite el crecimiento y desarrollo de los pulmones, proceso que, de no realizarse, hubiera provocado la muerte segura del niño.

El Hospital Virgen de las Nieves de Granada da cobertura al área norte de la provincia, con una población de derecho de 439.035 personas. Atiende a más de 900.000 pacientes al año y es referencia del Sistema Sanitario Público Andaluz en la provincia de Granada y para las provincias de Jaén y Almería.