Actualizado 03/01/2011 15:33 CET

Andalucía.- Los enfermos sometidos a analgesia domiciliaria tras ser operados en Valme (Sevilla) se muestran satisfechos

SEVILLA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El 98 por ciento de pacientes sometidos a analgesia domiciliaria tras ser operados previamente en el Hospital Universitario de Valme (Sevilla) se muestran muy satisfechos con este programa asistencial, según se desprende de los estudios de opinión llevados a cabo por el Bloque Quirúrgico de este centro hospitalario.

Este programa, dirigido a facilitar la recuperación de los pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas y desarrollado en los últimos cuatro años, se aplica para tratar el dolor postoperatorio que provoca la cirugía mayor ambulatoria.

El tratamiento y control del dolor postoperatorio, una prioridad asistencial ya que contribuye a una recuperación más pronta de los pacientes, depende en muchos casos de la decisión facultativa de retrasar el alta de los pacientes debido a que influye negativamente en su evolución.

Sin embargo, este programa asistencial aporta una analgesia eficaz de un modo sencillo y seguro, durante una media de 48 horas, bajo la coordinación de profesionales sanitarios de atención primaria y especializada.

En concreto, este programa de analgesia invasiva domiciliaria consiste en la infusión continua de anestésicos locales en torno a la herida quirúrgica y nervios próximos a esta zona, o bien, en la aplicación de analgésicos intravenosos en el propio domicilio del paciente al objeto de controlar el dolor postoperatorio.

En ambos casos se utilizan unas bombas elastoméricas, esto es, unos dispositivos mecánicos desechables y de fácil manejo para el paciente, al objeto de que pueda llevarlos a su domicilio y usarlos allí.

De este programa se han beneficiado, en sus cuatro años de aplicación, un total de 528 ciudadanos intervenidos de cirugía mayor ambulatoria. Se trata de pacientes operados de patologías dolorosas en los cuales la analgesia oral no es suficiente. Principalmente, se corresponden con procesos de cirugía general, hernias complejas o procesos ortopédicos sobre articulaciones, como las artroscopias.

De hecho, y según estima la propia directora del Bloque Quirúrgico de Valme, Mercedes Echevarría, la buena marcha de este programa puede permitir incrementar la cartera de servicios de cirugía mayor ambulatoria, anteriormente no recogidos en esta modalidad quirúrgica, por la imposibilidad de controlar el dolor fuera del centro asistencial.