Andalucía acoge las VII Jornadas Nacionales de Responsables de Formación de Emergencias Extrahospitalarias

Actualizado 06/10/2014 19:21:16 CET
EUROPA PRESS/EPES061

Los servicios de emergencias sanitarias de las comunidades autónomas se reúnen en Málaga para analizar la formación de los profesionales

SEVILLA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias-061 acoge las séptimas Jornadas Nacionales de Responsables de Formación de Emergencias Extrahospitalarias, un encuentro anual en el que se dan cita expertos docentes de todas las comunidades autónomas para debatir sobre los últimos avances en el entrenamiento y capacitación de los profesionales de los servicios de emergencias sanitarias y abordar el impacto que tienen estas actividades formativas en la calidad asistencial.

En un comunicado se indica que las jornadas, inauguradas por el director gerente de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, Luis Olavarría, han abordado las características de la formación que los profesionales de los centros coordinadores de urgencias y emergencias deben tener, pudiendo conocer los asistentes de primera mano las experiencias de las comunidades de Murcia, País Vasco y Andalucía en esta materia.

Durante el evento, el coordinador del grupo de procesos cardiológicos de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, Fernando Rosell, ha expuesto la experiencia de los profesionales de los centros coordinadores de urgencias y emergencias en la atención telefónica a las paradas cardiorrespiratorias.

Los últimos estudios en Andalucía sobre la atención a los pacientes en parada cardiaca han mostrado la efectividad de la puesta en marcha de estrategias de formación en esta materia a los profesionales de los centros coordinadores de urgencias y emergencias. Si en 2012 el 25 por ciento de las paradas que tuvieron reanimación previa corrió a cargo de testigos no sanitarios, en 2013 este porcentaje subió al 37 por ciento, según los datos de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias.

Bajo el nombre de 'RCP Telefónica', desde los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061, y ante una situación de sospecha de parada cardiaca, se explica a los testigos cómo realizar las maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, dado que está demostrado que intentar aplicar estas técnicas, a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes.

El papel de los testigos presenciales en estas situaciones críticas, en cuanto los cinco minutos posteriores a una parada cardiorrespiratoria son claves para el afectado y es fundamental que la persona que tiene el contacto inicial actúe de forma inmediata, alertando a los equipos de emergencias sanitarias y aplicando entre tanto técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardiaco externo.

La supervivencia de muchas de las víctimas depende de que se apliquen las técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar en los primeros tres o cuatro minutos, lo que puede aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50 por ciento de los afectados.

Cada año, en España se producen en torno a 25.000 paradas cardiacas extrahospitalarias al año. Los equipos de emergencias del 061 en Andalucía han atendido en este último año unos 1.000 casos de parada cardiorrespiratoria, de los cuales un 9,1 por ciento ha logrado sobrevivir (una tercera parte de ellos) gracias a la intervención de ciudadanos formados en primeros auxilios, que han sabido seguir los consejos dados desde el Centro de Coordinación para aplicar las técnicas de reanimación básicas mientras llegaban los equipos sanitarios. El 29 por ciento de los pacientes asistidos en parada por 061 recuperan el pulso y la circulación antes de llegar al hospital.

Durante estas jornadas, se han expuesto también las experiencias de los servicios de emergencias sanitarias 061 de Galicia sobre la evolución de la formación en reanimación cardiopulmonar avanzada y el mantenimiento de las competencias de los profesionales, así como sobre el entrenamiento de estos sanitarios en escenarios complejos y la coordinación entre los diferentes cuerpos de seguridad, de la mano del Samur de Madrid.